TUVE QUE MATARLA (del 13 al 29)

Twits de la twitnovela Ya no la soportaba. Por eso tuve que matarla: del 13 al 29

TN29. La invité a cine, ella aceptó, lo que es inusual -no soporto estar dos horas sentada, acostumbra a decir- pero antes entramos Fábricas de Francia, su

TN28. El fracaso alimenta. Los triunfos y homenajes matan. Por eso considero que mi vida es ideal: he fracasado en todos los campos

TN28. Antes del naufragio llegué al extremo de ver salir por la ventana a la mujer que tenía en la cama para que tomara su lugar otra más que iba entrando

NT27. Los hombres (y las mujeres) somos en principio (y en fin) eminentemente narcisistas: toda comunicación es ilusoria. Antes del naufrag

TN26. Todo hombre irremediablemente termina convertido en estudioso y víctima de los humores femeninos

TN25. Cuando sacábamos a pasear al perro me decía llámalo, dile que se siente, que te dé la mano. En las fiestas no me dejaba hablar.

TN24. Mi esposa era (digo era, porque ya la maté) una de esas personas que siempre saben lo que hay qué hacer y cómo hacerlo. Una joya barata

TN22. Entre incinerar a mi esposa y enterrarla viva después de muerta, escogería la segunda opción. Aunque conociéndola, sé que regresaría

TN21. Todos los machos son machistas. Todas las hembras son hembristas. Los del género epiceno son machihembristas. ¿Yo que soy?, me pregunt

TN20. La primera vez que quise matar a mi esposa terminamos revolcándonos como lombrices. Al día siguiente tuve que lavar los platos, el piso, los vidrios

TN19. Comprobado: mujer que no jode es macho. Eso piensa mi personaje, Jony, no yo, MT, que soy muito decente y respetuoso del género fmin

TN17. y por cada instante de paz hay que pagar con muchos de guerra, guerra generalmente sorda, artera, callada, insufrible, sopa de letras

TN16. Les explico: el amor constante no existe en el matrimonio: existen instantes de amor o por lo menos paz y por cada instante de paz hay

TN15. Antes del matrimonio yo era muy feliz: fornisingaba gratis con tirias, troyanas y singapurguesas; todo mi sueldo era para mí; no lavab

TN14. Comencé a odiar a mi esposa inmediatamente después de nuestro espantoso matrimonio (yo tuve que pagar un banquete espléndido a 150 desconocidos parientes

TN13. Las familias funcionales no existen. Tampoco existe el amor. Lo que existe es el amorodio o el odioamor. Lo demás son gradaciones.



Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario