Avances de la twitnovela "No la soportaba. Por eso tuve que matarla"

Qué escribes, mentecato, le dijo Dolororitas a su marido, cuando lo encontró picoteando en la computadora

Una historia de amor de un personaje que se enamora de una sirvientita que se llama Manolita, dijo Yoni, convencido que si no violinista virtuoso podría ser escritor laureado

Ah, cínico vil, la tal Manolita no existe, es simplemente tu mano derecha, cómplice de la izquierda

Y viéndose descubierto, Yoni contraatacó: Pues, amor mío, tú tienes la culpa porque me cerraste la puerta a tu sagrado recinto

Las cosas por su nombre, Pito Pérez, habla con la verdad y la justa justicia, ya no levantas ni un vuelo de gallina tu famoso Pito Pérez
 Y además eso del masaje linfático de dónde lo sacaste, villano, y el cuento de llamar toxinas a tus gotitas de consolación, patético

Patética tú y peripatética, además, que no paras en casa sino en salones de belleza, espás y sesiones de espírituismo

Y tú, espantapájaros, que no sales de tu cuchitril y te la pasas torturando al vecindario con tus peleas de gatos y cocinando historias de amor lujurioso con niñas


Que deben ser unas gordas jamonas, botaratas y boterudas, bigotonas y rigodonas,

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario