Gringos malos en la novela latinoamericana

Revista Iberoamericana. Vol. LXIV, Nums. 184-185, Julio-Diciembre 1998; 587-609

ACADEMICOS Y GRINGOS MALOS:
LA UNIVERSIDAD NORTEAMERICANA Y LA BARBARIE CULTURAL EN
LA NOVELA LATINOAMERICANA RECIENTE (selección)
POR
FERNANDO REATI GILBERTO GOMEZ OCAMPO

Georgia State University Wabash College

Vivi en el monstruo, y le conozco las entraflas -y mi honda es la
de David.
Jose Marti, "Nuestra Ameica" (1891)

Garramuño, quien pasó varios años en universidades norteamericanas antes de radicarse
definitivamente en Mexico, tambien presenta una divertida y icida vision sobre los estudios
academicos de literatura y cultura hispanoamericanas en Estados Unidos.'0 La novela
contrapone la pesadez e irrelevancia del estilo notarial con que se enfoca la literatura en el
departanento de Espaiol de una hipotetica Stiliwater University ("una oscura institucion
en el desolado Mid-west norteamericano" 175) con las pulsiones ma's vitales de la bisqueda
de satisfacci6n er6tica del protagonista colombiano. La situacion narrativabfsica desarrolla
un contraste entre los intentos de expresion artistica del protagonista-escritor, y la actitud
generalmente filistea de los profesores norteamericanos (y por extension Estados Unidos)
que son incolumes a la sensibilidad y creatividad del artista. Los personajes centrales de
Mujeres amadas, que se conocen al vivir una temporadajuntos en un anonimo dormitorio
estudiantil de Stillwater University, forman un tipico tringulo amoroso: Ramos, un
incipiente escritor colombiano; Irgla, una beldad mexicana de Monterrey; y Abusaid, un
playboy irani apuesto, elegante y cosmopolita. Ramos ha sido reclutado de manera casi
accidental por el departamento de Espaniol de Stillwater, donde cursa una maestria en
literatura hispanoamericana en los ratos que sus aventuras sexuales le dejan libre. De alli
que la novela este concebida como lo que el llama su Curriculum genital, con una detallada
y humoristica descripci6n de sus aventuras de alcoba (reales eim aginarias) con un gran
nuimero de mujeres.
La novela se abre con una escena donde Ramos le confiesa a Abusaid sentirse
desmedidamente atraido hacia Irgla, una estudiante de ojos "tan hermosos que cualquier
comparaci6n hubiera sido oprobiosa" (7), comentario que Abusaid recibe con un desdefoso
comentario: "Love doesn 't exist, only fucking" (9, enfasis en el original). La situacion es
doblemente dificil paraRamos: en primer lugar, Irgla defiende su castidad Para llegarvirgen
al matrimonio; en segundo lugar, Abusaid tambien esta enamorado de Irgla. En el
transcurso del relato, Ramos logra seducir a la joven, pero cuando al fin se desencanta de
la vida en Estados Unidos y se va a Mexico a seguir probando fortuna, se entera de que su
romance con Irgla fue nada ma's que un pequeflo engranaje en la vida de aquella mujer. Asi,
Ramos, cazador de mujeres, se da cuenta al final de no haber sido otra cosa que una
herramienta en los planes de Irgla. Mujeres amadas parece entonces versar tanto sobre la
conflictiva relacion entre los sexos como sobre la ontologia del amor. Pero el hecho de que
la novela transcurra mayormente en el campus de una universidad del Medioeste
norteamericano no es un evento extemno a las acciones y los dilemas de los personajes, sino
que por el contrario sirve para contrastar la vitalidad de sus vidas con lo que el narrador
1La novela de Aguilera Garramuflo se debe situar en un contexto critico de la universidad como
institucion. En Colombia tuvieron mucha repercusion los textos de Andre Gorz, "Destruir la
universidad", y Jacques Julliard, "Salvar la universidad", que circularon en copias mimeografiadas
hacia 1975 pero que habian aparecido por primera vez en Eco [156 (octubre, 1973): 453-458 y 459-
464]. Todavia en 1978 dichos textos suscitaban polemicas, en particular por sus fuertes comentarios
tales como "En suma, [1a universidadi es el asiento de un derecho en donde no se puede pasar el tiempo
ni de manera ftil ni de manera interesante" (Gorz 455). Ver, asimismo, Ramon Perez Mantilla, quien
afirma: "[es] posible, contra lo que piensan los partidarios de un positivismo a ultranza, encontrar
en [la universidad] notas que le [son] comunes en toda~s partes". Otro texto pertinente para la epoca
es el de Tomas A. Vasconi, Contra la escuela.
592

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario