La vejez es un estado mental: sobre mis 66 años de edad

Pues sí, amigos, cumplí la exorbitante edad de 66 años, pero la verdad me siento como de 15 y les voy a decir por qué:
1. Hoy en entrenamiento de natación hice 4 minutos 4 segundos en los 200 metros (sin esforzarme mucho), después de haber hecho 200 de calentamiento y 6 series de 100 mts en un promedio de un minuto 45, siendo el mejor tiempo un minuto 38 segundos (mi record es un minuto 36).
2. Entreno seis días a la semana con la campeona de triatlón de México, Anahí Leon.
3. Acabo de publicar una novela de 490 páginas, La insaciabilidad.
4. Pronto saldrá otra novela, Doctor Amóribus.
5. Ya tengo lista y en negociaciones otra novela, El sentido de la melancolía.
6. En mayo participaré en el Campeonato Nacional de Natación (es el 4o Nacional en el que participaré) de México y espero ganar por lo menos una de oro, dos de plata y lo que caiga, medallas que sumaré a mi colección de 45 que ya tengo.
7. Después de mayo me sentaré a escribir Sin máscara frente al espejo, séptima novela de mi serie El libro de la vida.
8. Ya pedí mi jubilación en la Universidad Veracruzana y me dedicaré a nadar, dormir, viajar y abriré una escuela personalizada para asesorar personas que deseen escribir. La escuela se llamará Juegos de la imaginación.
9. Aceptaré todas las invitaciones a viajar que me ofrezcan -lo que no acostumbro, pues como se sabe, soy un escritor municipal.
10. La vida familiar es agradable y después de casi 30 años de matrimonio mi esposa me soporta y hay días en que no me regaña por la mañana.
11. Que yo sepa no tengo ninguna enfermedad mortal o inmortal, de modo que sigo con mi plan de alcanzar los 140 años de edad.
De modo que tengo 66 años pero me siento como de 15.

Marco Tulio Aguilera

2 comentarios:

  1. Bien, por esos 66 y los que aun vendrán. Abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones por el cumpleaños. Sin embargo esa obsesión por los tiempos y los resultados, la cuantificación de las medallas, la responsabilidad para los entrenamientos y sobre todo el afán exhibicionista no son los de un quinceañero sino los de un artista en el ocaso. Si sigues así de juicioso, durante la jubilación vas a estar más enchicharronado que ahora. Carlos.

    ResponderEliminar