Agravios. Universidad Veracruzana. 70 años. Una iconografía

Un fenómeno bastante curioso pero explicable. Tras haber sido uno de los primeros guionistas de Radio Universidad …tras 36 años de trabajar en la Editorial de la Universidad Veracruzana… tras ser el colaborador más frecuente de La Palabra y el hombre (40 artículos más que cualquier colaborador en toda la historia de la publicación; en la que, de paso, estoy vetado por su director, Mario Muñoz)…  tras haber fundado y dirigido durante 15 años La Ciencia y el Hombre …tras haber hecho el Índice de La Palabra y el Hombre y el Catálogo histórico de la Universidad Veracruzana (más de 3000 libros con su clasificación y breve reseña) …tras publicar cinco libros en nuestra editorial y 25 en editoriales de varios países… tras ganar más de 20 premios internacionales ... tras todo eso no aparece ni siquiera mi nombre en el pomposo libro de gran formato que celebra 70 años de la Universidad; además ya fui borrado del índice de La Ciencia y el Hombre como miembro fundador y director, y también ya fui vetado en el periódico Los Universitarios donde mi nombre no aparece hace años porque "se enojan algunos escritores". 
No me desagrada mi estatus de fantasma pero sí me ofende que mi universidad me ignore. Muy pronto me jubilaré y supongo que dentro de cinco años habré sido borrado por completo de las memorias de la Universidad Veracruzana. Así se paga el tener sentido crítico. He criticado mucho y fuerte, Y me falta por criticar. "Serenidad para los muertos. Yo estoy vivo y pido lucha", escribió el poeta Blas de Otero. Yo suscribo sus palabras.
Hay un consuelo: en esa publicación, Universidad Veracruzana. 70 años. Una iconografía,  no se menciona la existencia de Radio Universidad, no aparecen las regiones (Córdoba-Orizaba, Poza Rica, Tuxpan, Coatza-Mina, Veracruz-Boca del Río): como si la Universidad Veracruzana fuera sólo la región Xalapa y los amigos de los autores.

Marco Tulio Aguilera

4 comentarios:

  1. Marco Tulio: Sin ánimo de entrar en ninguna polémica, pues tengo aversión a los intercambios de insultos, sólo quiero puntualizar que yo no te tengo vetado en "La Palabra y el Hombre", si es porque no entró en su momento una carta a García Márquez que me propusiste fue porque, según te lo hice notar de viva voz, rebasaba la extensión a la que tenemos que ajustarnos en cada sección de la revista. Recuerdo que me dijiste que la carta tenía más de 10 cuartillas; te pedí que la redujeras para que pudiera ser incluida. Esta petición ha sido causa de tu enorme molestia como lo puedo advertir porque ya apareció mi nombre en tu blog. Curiosamente acostumbras cuestionar a la Editorial y justamente ya se está promoviendo otra novela tuya con el sello de esta casa. Francamente no entiendo, en mi humilde opinión, estas paradojas.

    Mario Muñoz

    ResponderEliminar
  2. Has manejado la revista a tu antojo, privilegiando a tus amigos y alumnos, excediendo límites cuando los artículos son sobre tus amigos o de tus amigos. Yo conservo el sentido crítico. Si critico es porque tengo razones. No soy oficialista. Por eso no soy doctor de nada ni santo de ninguna parroquia. Y si la Editorial me publica no es porque me premie sino porque lo amerito.

    ResponderEliminar
  3. Fíjate que no tienes razón, pues la revista cuenta con un Comité Editorial, nombrado por el Rector, y en la actualidad la Rectora en turno, además de un grupo de dictaminadores por sección a los cuales se les envían los textos que recibimos, sin el nombre de los autores que los suscriben, para evitar, precisamente, prejuicios, ya sea en favor o en contra. Todos pasmos por estos comités dictaminadores, incluyéndome. No puedo ni debo manejar la revista “a mi antojo”, según afirmas, porque el Comité Editorial vigila, en el buen sentido del término, la trayectoria de la revista y a ese Comité debo informar cada trimestre sobre la publicación, así es que no te extralimites en tus exabruptos. Por lo que hace a otra acusación en falso, debo decir que no sólo "mis alumnos" han publicado, también están jóvenes de artes plásticas y de otras entidades que se han acercado a nosotros por la difusión que le hemos estado dando a la revista como parte de nuestras funciones. Hablo en plural porque la revista se hace con el esfuerzo no de una persona sino del equipo técnico que colabora conmigo. En lo que respecta al oficialismo, si he tenido la suerte de ser en algunas ocasiones reconocido, es gracias a mi trabajo académico y de investigación, avalado por cuerpos colegiados. Si algún mérito tengo es que siempre he sido autocrítico y respeto el trabajo de los demás. Nadie me podrá acusar de soberbia. Tampoco soy santo de ninguna parroquia pues no tengo grupo de autores que me patrocinen o me protejan. Sólo tengo unos pocos amigos y amigas de hace muchos años. Por lo demás, no creo que sea productivo continuar una polémica donde todo lo que se emite son insultos, golpes bajos, descalificaciones e informaciones dolosas. En mi larga trayectoria universitaria nunca he sido tratado de esta manera, de modo que no seguiré el juego de los dimes y diretes a estas alturas. Cada quien sabe lo que vale, y con eso me basta.

    Mario Muñoz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Discutir con pequeños en rebajarse...

      Eliminar