Breve paso por Palmira. Triunfo Arciniegas y Elmer Mendoza. Imprudencias varias.

Si notan que este blog ha mejorado les explico: Stanislaus Bohr me lo está arreglando, después que yo hice un desastre con él y lo dejé convertido en un desastre. Se agradecen comentarios al respecto.

Antes de salir rumbo a Bogotá estoy pernoctando un día con mi hermano Jorge, pediatra y multicampeón de natación, recientemente llegado de Honolulu, donde tuvo una actuación meritoria en la tradicional competencia de aguas abiertas en Waikiki. 
Ayer competí en natación en la piscina de dos carriles de la casa de mi hermano Gustavo: fui derrotado por Santiago, hijo de Gustavo, campeón en Miami y cuarto ranqueado en el Valle. También fui derrotado por Camilo, exnadador, hijo de Jorge. Le gané a mi hermano Sergio y a Gustavo. Voy a ver si puedo subir los videos. En una competencia perdí 40 000 pesos y en otra gané 40 000 pesos.
En mis actividades literarias en Bogotá y Medellín fui recibido de maravilla. En pasadas entradas de este blog hice los reportes correspondientes.
http://mistercolombias.blogspot.com/2014/09/en-medellin-la-vida-es-mas-sabrosa.html?utm_source=BP_recent
Estoy leyendo un libro de cuentos extraordinario, Cinco muertas de amor, de Triunfo Arciniegas. El primer cuento, "Altagracia" es uno de los mejores cuentos que he leído. Triunfo es un grandioso escritor de cuentos infantiles, de los mejores.
Comencé a leer un libro de Elmer Mendoza, El misterio de la orquídea, y no me lo van a creer, lo perdí. Pienso con inmensa pena que el libro es flojo. Leí algunas páginas. Me pasó lo que me pasó con el libro reciente de Jorge Franco, que se me perdió y no siento ganas de recuperarlo. Sé que me van a odiar los fans de Franco y de Elmer, pero ni modo.
A cambio, conseguí muchos libros que me interesan. La novela de Mario Mendoza, Lady Masacre me está gustando.
En Bogotá me esperan varios encuentros con editores. Veremos qué pasa. El del Fondo de Cultura Económica, Juan Camilo Sierra, fue muy amable. Esperemos que resulte algo.
En este momento no tengo posibilidad de subir fotos.
He aumentado dos kilos y medio, lo que parece inevitable: sobrebarriga, bandeja paisa y otros platillos son más irresistibles que las hermosas mujeres colombianas (de las que me he mantenido a prudencial distancia, aunque acepté la invitación a cenar de dos hermosas y eruditas costeñas, Milago y Ana María.
Una y otra vez me siguen recomendando prudencia, tolerancia, me dicen que emitir opiniones lapidarias perjudica mi carrera. Pero, qué puedo hacer: así soy yo, cabrón, como me dijeron Elmer Mendoza y Hernán Lara Zavala.
La lista de las personas que me han pedido morigeración es larguísima: de mi madre a García Márquez, pasando por Gardeazábal y otros 50 o cien (sin exageración).
El problema es que si no fuera como soy yo no sería yo. Eso lo he dicho y lo repito.
Anoche vi una película bellísima (3000 pesos, en una enorme tienda de películas piratas en plena Séptima en Bogotá), El violinista del diablo, sobre la vida de Paganini. El actor es encantador: David Garrt. Hay una todavía mejor, sobre el mismo Paganini, que tiene como protasgonista a Klaus Kinski. Poca gente sabe que dediqué casi la mitad de mi vida a estudiar violín y que lo abandoné porque no podía servir a dos amos. Y les digo sinceramente: ser escritor es infinitamente más fácil que ser violinista.
Cambio y fuera. Seguiremos informando.
Me acabo de enterar de que en Google+ tengo más de 2 500 000 visitantes, mientras que en este blog tengo apenas 250 000 
Misterios del internet: no me ocupo de google+ : todos los artículos que publico en este blog se reproducen automáticamente en google+

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario