Una carta de amor

  
Hace varios años le envié un archivo de más de 500 páginas a mi amiga Lirian Marulanda, cuyos juicios críticos sobre mi obra han sido implacables a lo largo de nuestra amistad de casi 40 años. En más de una oportunidad ha descalificado mis obras. Recuerdo que una vez me dijo: “Eres el mejor cuentista latinoamericano pero un novelista mediocre”. El manuscrito que le envié hace varios años era la versión definitiva de mi Historia de todas las cosas.  Le mandé un cuestionario y éstas fueron sus respuestas. Estoy publicando esta entrevista porque antecedió a la respuesta crítica extremadamente positiva que la obra está teniendo y porque Lirian reclama sus derechos de haber dicho antes lo que han dicho D’Alessandro, Avilés Fabila, Samperio, Felipe Garrido, Pimentel, Jorge Arturo Abascal y muchos otros
¿Te gustó la novela?
No sólo me gustó, me encantó, me llenó de alegría, me hizo reír a carcajadas, me puso a imaginar San Isidro de El General, como pueblo, como espacio narrativo. Me puso a pensar sobre los personajes, sus características e interrelaciones.
¿Por que?
Porque la estructura narrativa está muy bien lograda, por el manejo del lenguaje, por el léxico, porque los personajes no sólo se identifican por las características que les han sido asignadas como sujetos actuantes, sino también, por su íntima correlación con el espacio que ocupan: casa, habitación, prostíbulo, bar…… cárcel, ventana, basurero, montaña…… carretera…En la trama los personajes y el lenguaje de cada uno de ellos, se entrelazan, los identifica y enriquece muchísimo. Es maravilloso.El historiador-literato es genial. Es su historia y no la de otros la que él cuenta. Así de fácil. Es cómo vemos a los otros, a las situaciones y cómo las interpretamos de acuerdo a nuestro propio saber y entender, a nuestra propia historia de vida. Es algo así como: “la historia de San Isidro de El General la cuenta el ranador como la ha vivido, la ha imaginado, la ha interpretado, la ha soñado, la ha deseado, encerrado en su propio yo, en su propia subjetividad de sujeto actuante, vivo y presente”. Porque entrelíneas encuentro mucho de ti, particularmente de aquellos momentos de tu vida narrados en las milnosecuantas páginas de “Memorias…”
 Que personajes te parecen memorables y cuales desechables?
No desecharía ningún personaje. Todos tienen su rol determinante. Crecen, aparecen, se diluyen sin desparecer. Siempre están ahí, a la espera que el ranador les dé la oportunidad de actuar. Están entre bambalinas, nunca salen del escenario. Se me ocurre que a veces se comportan como “el coro del teatro griego”. Eso de NO capítulos, de No punto y aparte; de párrafos largos,  sin comas ni puntos, son como si todos los personajes, a la par con el lector, fueran el auditorio que escucha al orador sin respiro, como en un suspiro inconcluso. Es fantástico. Involucras al lector dentro de la narración. Eso es dramaturgia. Destaco al historiador-literato, sin él como personaje que cuenta lo que cuenta a su manera, la historia no tiene sentido y sin las acotaciones de Don Garrapata, nos tragaríamos el cuento completo y diríamos que “lo que nos cuenta el historiador-literato es la verdad verdadera” y no “mi verdad soñada, deseada, imaginada, inventada,……”. Tu don de la poesía hace que encuentre nebulosas tus observaciones.
¿Te pareció larga o aburrida en ocasiones?
NOOOOOOOOOOOOOOO. Sólo te diré  que  me he divertido de lo lindo y que si tú me autorizas, se la envío a mi hijo para que la disfrute en las vacaciones de fin de año. Quiero que entiendas que cuando digo divertido no es solo porque me he reído, sino por las bofetadas que das a los acartonados y arcaicos académicos de la literatura. Por tu fecunda creatividad  que a partir de un pequeño detalle, exaltas y construyes un personaje, una situación, un espacio, un tiempo. Porque en ciertos momentos me sentí como de la mano del Quijote o Sancho Panza, indistintamente, en pleno siglo XXI.
¿El final te dejo satisfecha?
Por supuesto que me dejó satisfecha. Lo he entendido así:
a. Continuará cuando al historiador-literato se le d la regalada gana.
b. Cuenta tú el resto de los acontecimientos, si es que eres capaz.
c. Vuelve a leerla, como quieras, empieza por donde quieras, que el final puedes encontrarlo en cualquier parte y si no lo encuentras, pues invéntalo.  Eso es genial!!!!!!!!!!!!!
¿ Aporta algo a la lit colombiana y latinoamericana?
Sólo te diré que es el mayor aporte después de GGM y su combo. Para mí, en mi humilde entender, entre otras cualidades, es un excelente texto para los estudiantes de literatura que quieran aprender a escribir relatos, cuentos o novelas. Es una gran obra de  la literatura latinoamericana del siglo XXI. Te lo dice mi humilde conocimiento y mi corazón. No tengo ganas de hacer un análisis detallado y exhaustivo.
¿ Encuentras algo más allá de la narración divertida?
Siiiiiiiiiiiiiiiiiii. La estructura narrativa. Atrevida, osada, innovadora. Me imagino que tú tienes los mapas y cuadros de interrelaciones de los personajes, situaciones, espacios y tiempos.  Ellos están solo contigo y son tuyos. Es posible que en mis ratos de ocio me ponga a hacerlo y espero lograrlo, aunque a simple vista, no se ve nada fácil. Eso es un gran aporte a nuestra literatura. El manejo del lenguaje. El substrato filosófico. El rompimiento con esquemas literarios que nos dicen cómo debemos escribir una novela. Sin sentar cátedra, sin academicismos se entrelazan en la “aparente” sencillez  de la narración.   Denota gran conocimiento de nuestro idioma castellano. Construcción de las oraciones, gramática poco ortodoxa, al igual que el léxico y la fonética. Se siente mucho más cuando hacemos la lectura en voz alta.El juego de palabras, palabras inventadas, palabras trastocadas de lo oral a lo escrito que se escuchan bellísimo cuando el texto se lee en voz alta. Amigo del alma, tú sabes que soy bastante crítica con tu producción literaria, que siempre he dicho que los cuentos de Marco Tulio son excelentes y las novelas no tanto. Ahora te digo y te lo repito: “Historia…” es un excelente relato novelado, es fantástico!!!!!
Te amo
Lirian

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario