Fernando Allende y Aketzaly: amores de la virgen de Guadalupe y el actor

Por razones familiares vemos en casa el programa de Televisa "Bailando por un sueño" los domingos creo que a las 8 pm.
De este programa, montado con magníficos escenarios y con producciones fastuosas, además con poderosos bailarines, destaca un romance todas luces particular, entre Fernando Allende, quien debe tener casi 70 años -muy bien conservados- y Aketzaly, una adolescente (16 espléndidos años) medio cegatona y ultrasensual, además, hay que decirlo, turbadora para todos los que aprecien la belleza, gracia y la turbadora sensualidad adolescente de esta inconsciente Mesalina.. 
Aketzaly baila como una diosa.y muestra los calzones y unas piernas suprahumanamente bellas con desparpajo, lo que la convierte en un tremendo atractivo del espectáculo. 
Fernando Allende se derrite en público y frente a las cámaras y alza a la criatura tomándola de las nalgas, la abraza, la besa y ampara paternalmente en toda ocasión posible.
Televisa, que no ha tratado de ocultar el elemento lúbrico y perverso del baile,que es innegable a pesar de que la "niña"baila mejor que Isadora Duncan, por lo bajo ha favorecido la novelita de amor senil de Allende con la criaturita.
Además L novelita se ha incluido un nuevo elemento: Aketzaly tiene el rostro idéntico al de la virgen de Guadalupe (eso dijo Fernando Allende a las cámaras y sin duda tal aseveración es parte del guión).
Si Aketzaly no decide irse a vivir con Allende o casarse con el galán invernal, no dudo que la veremos pronto -tras una operación de ojos- convertida en una gran diva de televisa..
No censuro a Allende no a Aketzaly. Me parece que el uso de la virgen de Guadalupe en esta novelita es una falta de respeto, no con la virgen, sino con el pueblo meicano, que cree en ella.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario