El Gran X, twitnoBela,Cuarta parte

A partir de ahora los twits van a comenzar a aparecer ordenados numéricamente, de modo que se podrá leer el texto normalmente, de arriba a abajo...

TN79. Gran X regresa después de que su protagonismo le fuera arrebatado por un personaje marginal que se autonombra La Bestia Nazi

TN80. Después de la erudita que le pidió "quiero que me llenes la boca", vino a la nebulosa vida de X una princesa totonaca

TN81. La princesa Totonaca era estudiante de psicología y poseía los pechos más desasosegantes del pueblo: grandes sin exceso, túrgidos

TN82. mórbidos, eclécticos, eleáticos e insumisos, que no podían ser contenidos, eran como cataratas del Niágara en heroicos basieres

TN83. contra los cuales luchó Gran X un par de semanas y que cuando logró hacerlos desbordar de sus diques, persuadieron a nuestro villano

TN84.de que Vargas Vila, el divino, tenía razón: "Una vez que tienes los senos de una mujer en tus manos, puedes dar por hecho que será tuya

TN85. Pero no crean que todo era carne, también había ciencia infusa: la princesa totonaca emitía sofisticados discursos sobre Lacan y la

TN86. teoría del espejo, que dice que uno es uno cuando se ve en el espejo, no antes, razón por la cual ella acostumbraba reafirmar su iden

TN87. tidad contemplándose en un espejito con mango de plata labrado y verificando la adecuada proporción del rímel, el blush, la polvareda polvo de arroz

TN88. La princesa, decepcionada por los secos golpes de ingle de Gran X, comenzó a maquinar un matrimonio de venganza con un poblano y un

TN88. volvió a mirarse en el espejito que le ofrecía una máscara adecuada a la alta opinión que tenía de su belleza, que, hay que decirlo, era afeada por su platirrina nariz

TN89. La princesa totonaca simplemente desapareció tras decirle al amante indiferente, es que, mi querido piojo extranjero, mañana sí que me caso con un hombre

TN90. de verdad y, pues, X comenzó a extrañar sus pechos privilegiados y las galas de estribor de la princesa y la mantequilla del tango en

TN91. París, pero no por mucho tiempo, porque llegó a su vida de violinista en desuso y escritor frustrafado, la mujer que se azotaba

TN92. todas las noches contra las paredes y que amanecía llena de moretones sin que supiera la causa eficiente, y era esa mujer bella como

TN93. una auténtica alucinación, una aurora boreal en pleno lecho, y al amar emitía un ronroneo que hacía sospechar

TN93. y al amar emitía un ronroneo que hacía sospechar que en cualquier

Momento indispensado

TN94. abriría las fauces de fiera feroz y sanguinaria y con una sola tarascada le arrancaría la cabeza al Gran X, por lo que se dijo, paso

TN95. sin ver. Y después vendrían otras: la mosquetera Cuquilla, con puñal en la bota; la polaca sinfónica, de anteojos estruendosos; la

TN96. minúscula actriz, que no sabía pronunciar la "S"; la anófeles, flaca pero responsable…y entre todas ellas, como coda, reiteración y

TN97. leit motiv regresaba la mujer a la que le gustaba que le llenaran la boca, victoriosa, tremolando sus artes de celestial flautista

TN98. Y por culpa de todas estas demonias celestiales (sick) el pobre Gran X no podía cristalizar sus proyectos de violinista sublime y es

TN99. critor frustrado que mandaba a todos los concursos del mundo acérrimos manuscritos geniales y en todos los concursos, ja, alcanzaba con estreñido continente el 2o lugar

TN100. pero se consolaba diciendo, como Cervantes, que el primer premio se da por compromiso y el segundo por arrepentimiento, FIN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario