Intolerancia en Medellín (octubre 2009)


Con el escritor Luis Miguel Rivas, mi guía y protector en Medellín
Durante varios días he permanecido silencioso tratando de entender las agresiones que han resultado de mis conferencias, charlas y encuentros con personas en la Fiesta del Libro en Medellín. No he publicado otras cartas que me han llegado tratando de sonsacar información sobre eventos trágicos que según parece estuvieron a punto de suceder. Para sintetizar el asunto en pocas palabras: un matón escribió una carta diciendo por qué había decidido no llenarme el pecho de plomo por compasión no a mí sino a otra persona que se vería involucrada. (La carta está publicada en este mismo blog, abajo). ¿Y por qué quería llenarme el pecho de plomo? Eso es lo que yo no entendía y estoy empezando a comprender a partir de la lectura de una noticia en la cual se acusa a Gabo de apología de la pederastia (al final de este texto agregaré la noticia, aparecida en un blog dedicado por entero a García Márquez   llamado Memorabilia GGM). Se dice que Gabo promueve el abuso de niñas al publicar la novela Memoria de mis putas tristes. Se dice que el hecho de que la película basada en la novela se vaya a filmar en Puebla, donde hay escándalos de pederastia que involucran a altas autoridades, es indicio claro de que el Premio Nobel forma parte de una red delincuencial... etc. 
Ahora voy al caso de las agresiones contra MT. Durante las charlas que di libre y alegremente, sin libreto, de forma improvisada y tal vez irresponsable y pretenciosa, como acostumbro, hablé sobre el amor, el erotismo, la alegría de vivir, la trasgresión de las reglas, las fuentes de información que sirvieron para escribir mis cuentos, etc. Conjeturo que hubo personas que se sintieron ofendidas y personas que se sintieron aludidas por mis palabras: hubo simpatizantes y "antipatizantes". Según parece alguien pensó que hablar de alegría de vivir en una ciudad como Medellín, azotada por la violencia y la miseria, era una agresión y una falta de respeto. (Yo vi en general el otro Medellín: el del Parque Lleras y el metro más limpio del mundo; el de la gente amable, cariñosa, alegre, interesada hasta apasionarse por la literatura y abarrotar auditorios, el de la gente que asistía multitudinariamente al Jardín Botánico).
Una persona entre el público en una de las conferencias se levantó y dijo que le parecía correcto que yo fuera partidario de legalizar las relaciones sexuales con niñas y que por qué no lidereaba un movimiento para promover una especie de "dosis personal de relaciones con niñas". Yo traté de explicar que si un escritor escribía sobre un asesino serial, eso no quería decir que el escritor era un asesino serial. Que si un escritor relataba una historia de relaciones amorosas o eróticas entre hombres mayores y niñas, eso no quería decir que el escritor fuera un pervertido violador de niñas. Dije que todos los hombres maduros tienen fantasías, y que estas son lícitas y hasta saludables. Dije que una cosa eran los sueños y las fantasías, y otra cosa era la realización de esos sueños y el reconocimiento de los límites que impone el vivir en sociedades civilizadas.
Es evidente que no todas las personas asistentes tenían la preparación moral y la cultura para entender estos conceptos (el matón que me mandó el anónimo demuestra su nivel en el texto de amenaza). Y es claro que entre el público había individuos acostumbrados a resolver sus conflictos de conciencia por medio de la más elemental violencia.
He recibido bastantes cartas aludiendo al fallido atentado contra mi vida (hay que llamarlo de alguna forma). En Medellín, entre algunas personas maleadas por la violencia y la situación vital aparentemente insoportable, media poca distancia entre una amenaza y el cumplimiento de la amenaza.

Lo que es claro es el hecho de que en Medellín hay que cuidarse al hablar.
Y otra cosa: si la literatura se ocupara sólo de las buenas costumbres, sería soporífera, insoportable, didáctica, repetitiva. Casi todas las obras maestras de la literatura se han construido sobre un pecado, una falta, una transgresión: La Iliada, La Odisea, Madame Bovary, la Guerra y la paz, La Divina Comedia, el Quijote... ¿Cuántas obras maestras de la literatura se han construido sobre la virtud? Claro que las hay, pero son una minúscula porción frente a un universo de obras en las que se trata de explicar "la naturaleza perversa del ser humano" (Aclaro que estoy escribiendo esto a vuelatecla pues tengo mucho trabajo pendiente. Muchos amigos me han escrito preocupados por la amenaza. No estoy seguro de que estando lejos de los amenazadores esté por completo fuera de peligro, pero tampoco voy a sufrir y a preocuparme por el "puede ser". Puede ser que en este instante caiga un aerolito sobre mi cabeza en la Editorial, puede ser que haya un terremoto que arrase Xalapa y el resto de México, puede ser que a pesar de ser un disciplinado deportista de pronto me dé un infarto. Todo puede ser. No porque el mundo se esté acabando voy a echarme a morir. Como dice la canción mexicana: "Échale un cinco al piano y que siga el vacilón").
Ahora voy a reproducir la noticia que leí en el blog llamado GABOMANÍA:
MEXICO, D.F., octubre 1.- La Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe presentará una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra del gobernador de Puebla, Mario Marín y el escritor colombiano Gabriel García Márquez por el delito de apología a la prostitución infantil.
Lo anterior por el anuncio de hace tres semanas del gobierno de Puebla en el sentido de que este mes comenzarán en esa ciudad las filmaciones de la película -de co-producción de Puebla, España y Dinamarca- basada en la novela “Memoria de mis putas tristes” escrita y publicada en 2004 por García Márquez.
En esa obra el Premio Nobel de Literatura cuenta la historia de un periodista que al cumplir 90 años de edad decide regalarse “una noche de amor loco con una adolescente virgen”. Para “conseguir” a una niña de 14 años recurre a la propietaria de un prostíbulo que el anciano visitó durante muchos años.
Teresa Ulloa, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, señaló que filmar una película que difunda este tipo de historias “representa un riesgo en un país donde la pedofilia y la trata de personas con fines de explotación sexual crecen con la tolerancia y la complicidad de autoridades”.
Lo que dicta la ley
Dijo que, además, la filmación y posterior difusión del filme constituye un delito sancionado por el Código Penal Federal y que se denomina apología a la prostitución infantil.
El título 8 del Código Penal Federal habla sobre los delitos contra la moral pública y las buenas costumbres y en este apartado, el artículo 209 establece que “al que provoque públicamente un delito, o haga apología de éste o algún vicio, se le aplicarán de 10 a 180 jornadas de trabajo a favor de la comunidad si el delito no se ejecutare; en caso contrario se le aplicará al provocador la sanción que le corresponda por su participación en el delito cometido”.
El artículo 201 bis estipula que “al que promueva, publicite, invite, facilite o gestione por cualquier medio a persona o personas a que viaje al interior o exterior del territorio nacional y que tenga como propósito tener relaciones sexuales con menores de 18 años se le impondrá una pena de 5 a 14 años de prisión y de 100 a 2 mil días de multa”.
“La filmación de esta película y el hecho de que en ella esté involucrado el Premio Nobel de Literatura representa una glorificación a una actividad ilícita”, por lo que la organización civil presentará una denuncia.
“Además el hecho de que se filme en Puebla nos habla mucho y confirma las cadenas de complicidad que hay entre pederastas y las autoridades, pues basta recordar las acusaciones que giran en torno al gobernador Mario Marín en ese sentido”, explicó la directora de esa organización civil.

DEJO QUE EL LECTOR SAQUE SUS CONCLUSIONES.  NO SÉ SI TENDRE TIEMPO PARA SUTILIZAR EN ESTE TEMA. SI LA DENUNCIA CONTRA GGM PROCEDE NO ESTARÍA LEJANO EL DÍA EN QUE SE REVIVA UNA NUEVA INQUISICIÓN, SE PROSCRIBA TODO ARTE QUE NO SEA "PIADOSO", SE CENSURE LA IMAGINACIÓN Y LLEGUEMOS A UN REGIMEN EN EL QUE HAYA UNA DICTADURA DE LA INTOLERANCIA, LA REPRESIÓN Y LA ESTUPIDEZ. ALBERT EINSTEIN DIJO: "EN CIENCIA LA IMAGINACIÓN ES MÁS IMPORTANTE QUE LA EXPERIMENTACIÓN". Y HAY ALGO ARTERO EN ESTA DENUNCIA: MEZCLAR A GABO CON UNA RED DE PEDERASTIA; CONFUNDIR LA LITERATURA CON LA VIDA. ATENCIÓN: LA LITERATURA ESTÁ MÁS VIVA QUE LA VIDA, VA MÁS ALLÁ, POTENCIA LO QUE EL SER HUMANO PUERDE SER Y PUEDE

Pero antes quiero amarrar un cabo suelto: antes de salir rumbo a Medellín decidí suspender la lectura del El viajero del siglo, Premio de Novela Alfaguara 2009, del argentino-español Andrés Neuman. En Colombia conseguí tanta buena literatura, que cuando regresé a Xalapa me dije: "Tarado... ¿y vas a seguir aguantando tanta inflazón de esa novela de más de 500 páginas en las que no pasa casi nada? Una novela de un latinoamericano que quiere explicarles a los europeos qué es Europa, cuál es la verdad y por qué es mejor irse que quedarse" Pues no. Me dediqué a leer libros de Mario Mendoza --estilo pobre pero narración tremendamente efectiva--y de Luis Miguel Rivas --una cuchillada al corazón. Entonces hice lo que habitualmente hago con los libros a los que pienso el tiempo y la tolerancia pueden salvar: puse a El viajero del siglo sobre el revistero en el baño donde deposito mis excesos... Y hoy, días después de condenar al libro de Neuman al Purgatorio, me dije: "¿A ver cómo termina?" Y leí el final de lo de Neuman saltándome 300 páginas: final perfectamente previsible. ¡Eureka!, me exclamé: le he atinado: el libro no merece la pena. Es una extraordinaria novela, con un estilo inmejorable, unos lindos personajes y unas pretensiones enciclopédicas dignas de Carlos Fuentes... pero le sobran 300 páginas. Si Neuman quiere ingresar en mi taller virtual le prometo que convertiremos lo suyo en un clásico. (Espero que este comentario me sirva para coleccionar más eneamigos y para congraciarme con Alfaguara, que no me quiere desde que cometió el grave error de premiar La piel del cielouna pésima novela, dejando a un lado mi inmejorable novela El amor y la muerte, a la que relegó al olvido. Lo digo con toda modestia y objetividad. Y el que no esté de acuerdo, que proteste. Prometo publicar su texto en este blog.

 

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario