Noticias Web: Mi querido diario y Arturo Rubinstein


Desde el 1 de enero al 15 de enero de este 3014 he notado un incremento en las visitas a mi blog: antes del 31 de diciembre de 2013 promediaban 58 diarias; ahora, van de 80 a 147 diarias... Lo que me hace pensar (generalizando) que el interés se está desviando, en el interés por mi actividad, desde mis libros, a mis intervenciones en internet... Asunto que no me preocupa sino que me interesa como fenómeno sintomático de lo que está pasando en el mundo. Lo que no quiere decir (claro) que vaya a descuidar mi trabajo literario para atender las páginas sociales.
      Todo lo que publico aquí es subproducto de mi actividad literaria (que por otra parte suspenderé por lo menos un año para dedicarme al trabajo en la Universidad, el Catálogo Histórico de Publicaciones de la Universidad Veracruzana: aproximadamente 3000 libros con su ficha y reseña correspondiente). Este año de 2014 será de espera de publicaciones pendientes: Cuentos para después de hacer el amor (edición 13) en marzo; la novela La insaciabilidad (en octubre, supongo), y esperar la lectura que se está haciendo de El sentido de la melancolía en Anagrama.
      Como decía, el trabajo actual se concentra en avanzar el Catálogo Histórico de Publicaciones de la U Veracruzana (va por 650 páginas y crece, crece). Pronto me someteré a una operación en la rodilla izquierda. Tras ella regresaré a la natación y a competencias (espero poder ir al Nacional Máster de Zacatecas).
     En septiembre haré un viaje a Medellín a la Fiesta de las Letras. También tengo programados eventos en varias ciudades de México.
     En los pocos ratos libres me dedico a leer la autobiografía de Arturo Rubinstein, traducida por Jorge Brash (pensar que nuestra editorial ha publicado semejantes volúmenes, grandes por tamaño, calidad y novedad me hace sentirme más orgulloso de haber trabajado casi toda mi vida en la Editorial de la Universidad Veracruzana).
     A otra cosa:
      Hoy  tuve el alto placer de mandar a la mierda a alguien (una "autoridad") que quería ponerme la pata encima. 
    Ayer leí en Facebook: Ser cortés es magnífico. Mandar a la mierda a quien se lo merece, no tiene precio.
Lo compartí con entero pl
acer.
    No entiendo, no puedo cohonestar,con los que viven entre la corrupción y critican a los que critican.
    "¿Por qué no te ocupas de tus asuntos?", me dicen.
    Y les respondo: "Por eso estamos como estamos: porque cada quien se ocupa sólo de sus asuntos"

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario