Jorge Herralde no es como lo pintan

Reporte de la Feria del libro de Guadalajara. Me invitó a cenar Joaquín Diez Canedo en el Hilton, nos quedamos bebiendo (moderadamente) hasta tarde: hicimos un inventario de gustos y disgustos en lo referente a literatura colombiana y mexicana. Fue como la escela del Quijote, donde mandamos a la hoguera a muchos y salvamos a pocos (me hubiera gustado grabarla).
Le conté con pelos y señales mi encuentro con Jorge Herralde (muy cordial y receptivo, Herralde me escuchó con interés y paciencia duante media hora: le mostré mis plumas sin exagerar: se llevó mi Historia de todas las cosas y pidió que le mandara por e mail El sentido de la melancolía, novela inédita). 
Joaquín, a quien llamo Gran Ex Jefe y quien me llama Mistercolombias,  me aconsejó prudencia, mucha prudencia, para no arruinar la posibilidad de publicar El sentido de la melancolía y/o otra novela en Anagrama.
Compré varios libros de Alessandro Baricco, le regalé mi novela Agua clara en el Alto Amazonas, nos sacamos fotos, me dedicó un libro suyo con esta leyenda "Suerte con Jorge, amigo colega colombiano".
Subiré fotos a fines de semana. Me encontré con Pedro Palou, gran abrazo: nos comprometimos: él comprará mi novela Historia de todas las cosas; yo compraré su novela de la Geisha y nos comprometemos a escribir mutuas reseñas.
Desde hace años sigo la carrera de PA Palau. Él presentó hace años mi Pequeña maestra de violín.
Le dije "pinches escritores mexicanos: me he pasado toda la vida escribiendo sobre ellos; a cambio casi todos me ignoran, como me ignoran los escritores colombianos, a los que promuevo sin cobrarles nada" (excepción: Enrique Serna, René Avilés Fabila y Juan Domingo Argüelles, Guillermo Vega Zaragoza sí han escrito sobre mis obras).
Otro encuentro muy agradable: con Juan Diego Mejía, director de La fiesta del libro de Medellín, prometió invitarme en septiembre del próximo año; yo me comprometí a ayudarle a coordinarla: le recomendé que invitara a Elmer Mendoza, Yuri Herrera y al autor de Canción de tumba, Julián Herbert. Le pagué una deuda.
Emocionante el homenaje a Fernado del Paso y presentación de la nueva edición de Palinuro de México. Del Paso sufrió un infarto hace poco a anda en silla de ruedas. Tomé fotos.

Marco Tulio Aguilera

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Marco Tulio te leo en Critica. Vivi en Xalapa hace años y la quiero mucho. Conseguiré uno de tus libros y... me lo firmarás? No, no es la firma lo que me interesa, pero si me gustan los libros autografiados. Saludos

    ResponderEliminar