Agonía y éxtasis: indigestión y triunfo en el Nacional Máster de Natación en Veracruz

La delegación de Veracruz: MT con la caneza baja, a la derecha
Día tres. Las competencias en el Nacional Máster han alterado mis ciclos de sueño. Son las dos de la mañana y estoy despierto. Ayer tuve una indigestión por mariscos (robalo relleno de mariscos en el restaurante Manut en Boca del Río) y tras las competencias (un cuarto lugar y dos sextos), dormí 16 horas, tuve fiebre, y me recuperé a tiempo ayer domingo, para ganar medalla de bronce (tercer lugar) en los 400 metros libres, distancia que no había practicado.
Parte de mi personalidad insaciable: a mis 64 me someto a tales excesos y me basta un día para recuperarme: del vómito, la diarrea y la fiebre durante 16 horas, a la piscina con el estómago vacío, tras atascar el baño de la habitación del hotel Boulevard del Mar. (Si mi máneger me hubiera acompañado me habría prohibido competir).
Sólo para dedicarme por entero a la natación me gustaría volver a vivir: nada de literatura: sólo natación. 
Felicidades a Vitelio Ahumada, nuevo campeón nacional en 100 metros libres; a los hermanos Arturo Moreno Loyo y Eduardo Moreno Loyo, de nuevo campeones; al club Halcones de la UV, que cosechó abundantes medallas. Mañana espero subir bastantes fotos, para que Vitelio no se queje tanto de que ignoran sus trinfos: nadó como un tibuón: el cien metros me aventajó por muchos segundos; en 50 metros apenas por dos, de modo que, preocúpate Vitelio, en la próxima te gano y por cierto, no olvido lo que me dijiste tras ganarme en los 100 metros: "¡Chúpate esta!"

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario