Escrito en el infierno


Firmándole a la querida poeta-karateka Maya Lima

Hace varios años estuve en el infierno. No voy a explicar este asunto. Ya saldrá la novela El sentido de la melancolía y los lectores podrán entender lo que estoy diciendo. Lo que leerán a continuación fue escrito en el infierno. Conservo intactos los errores.

Este es un experimento de habilidad mtora para ver cuántas poalabras puedo escribir y cion cuanta corrección, es un intríngulis bastante difícil este en el que me encuentro ahora debido a que sin la computadora me siento medio homnbre,

34 palabras en 1 min 19 seg


 Pinatubo es un  volcán que está en Hawai, hace erupción con bastante frecuencia pero eso no poreocupa a los pinatubenses o tubenses, pues ellos han aprendido a convivir con las rocas igneas y considetan deporte naiional el reibirlas a garrotazo, siempre que no   sean muy grandes. Ha habido accidentes tremendos pero eso no  los amedrenta, pues el deporte nacional está por encima de todo. La lava es de extrema utilidad y pasa por senderos conocidos, a veces los niños la enfrían con agua y compiten para ver quieén es capaz de soportar el máximo de calor. Diversiones extravagantes y peligrosas, pero muy locales y difíciles de desarraigar.nI que decir que los beneficios que acarrea a las amas de casa, que ienene en el traspatio el  más impreionante fogón el mundo.

240 segs 14 palabras  p sec

 Trece hermanos tenía Teresa y y por una razón bastante elementral y explicable, todos se enamoraron de ella. Se esmeraban por cumplir todos sus  caprichos, de modo que la bella Teresa permanecía casi todo el día tandida en una chaisse longue, que es una silla larga y muy incómoda (pienso), dando órdenes: Oye, Tristón, traime un balde de agua fría pa refrescarme las patas. Y  es que Teresa (confesémoslo) no es que fuera mal educada y grosera, sino que le gustaba ser, así, despótica, mordar, hiriente, y había como en toda hisytoria de amores multitudinarios, uno  que otro preferido, que naturalmente despertaba envidias. UN día este preferido, que respondía al nombre de Arturo, amaneció con un un puñal en el pecho y por la mañana cuando llegaron los padres y vieron aquello, llamaron a todos los hermanos (vivos, claro) y preguntaron: quiién hizo esto. 26 manos se levantaron y nunca se supo si fue porque quisieron que se viera que estraban limpias, o oporque todos confesaron a una como en una graciosa farca muy conocida,

400 palabras en10 min, 40 x min

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario