Sucedió en Medellín

Foto de Gardeazábal en El Porce, noviembre de 2012

26 de septiembre de 2009. La semana pasada estuve en Medellín invitado por la Alcaldía de la Ciudad y la Fiesta del Libro. Dicté varias conferencias, asistí a la dramatización de un texto teatral basado en mi cuento "El suave olor de la sangre" (Cristóbal Peláez hizo una lectura conmovedora y demostró por qué acaba de recibir el Premio Nacional de Dirección Teatral), fui testigo del cariño de lectores, escritores y amigos, fui tratado como si en realidad yo fuera importante, fui entrevistado y sometido a todos los ritos propios de las ferias de los libros, conocí a las personas más agradables y talentosas del mundo y viajé en el sistema de transporte metro más eficiente e impecable, escuché a doce personas recitar de memoria largos textos míos ("El suave olor de la sangre" y "Fábula del mar en los ojos", así como párrafos de Los placeres perdidos fueron dichos con reverencia por los más distintos personajes), no pude evitar conocer las zonas delicadas de esa ciudad, le quité de las manos arteramente al escritor Juan Diego Mejía un ejemplar de la segunda edición de mi Breve historia de todas las cosas (libro del cual no tenía un solo ejemplar desde hace años y que Juan Diego quería que le autografiara), fui acompañado por dos ángeles guardianes, escritores talentosos, Luis Miguel Rivas y Francisco Pulgarín (breve y simpático como un duende, lanzaba un estentóreo je,je, je constantemente), caminé acompañado por mi esposa por la Décima a las doce de la noche y viví con ella una escena digna de la Corte de los Milagros, asistí a un asalto, descubrí que sin anunciarme la editorial Alfaguara de Colombia había hecho una reimpresión de El pollo que no quiso ser gallo a menos de seis meses de su primera edición, conocí a uno de los más interesantes escritores colombianos, Mario Mendoza, e inmediatamente simpaticé con él (espero escribir en este blog sobre Buda blues, una novela estremecedora y de calidad extraordinaria), reactualicé mi amistad y afecto con Alberto Ruy Sánchez y Ricardo Cano Gaviria, me sorprendió la distancia con que me trató William Ospina ( a quien aprecio como poeta y novelista y sobre todo como viejo amigo y cómplice de los mejores tiempos de Cali). 
Viví en Medellín (vivimos) en una semana suficientes experiencias para llenar una vida... Mis conferencias versaron de lo que acostumbro: historias de amor y erotismo, experiencias como escritor, relatos de mi vida, anécdotas con Gabo como protagonista, planes, alguna risueña autopromoción. Y, al llegar a Xalapa recibí el siguiente mensaje de un señor que se firma Jairo Duque y que según parece asistió a mis conferencias... (Reproduzco el texto original con sus errores e incoherencias: 
HIJOEPUTA MARCO TULIO, SI VOS ALARDEA DE SER UN CABRON A QUE HIJOEPUTA VIENE A HACER AUN PAIS DONDE TODO SE ESTA YENDO AL PRECIPICIO. HABLAR DE VOS, DE VOS Y SOLO DE VOS, DE PELADOS COMO USTED ESTAMOS LLENOS, A MI A OTROS PELADOS MAS QUE ASISTIMOS A SUS CONVERSAS NOS PROVOCA DOS COSAS; MASTURBARNOS, COGER NIÑITAS Y VOMITARLO DEMONIO DE LAS LETRAS.
USTED NO SABE NADA DE ESTE MUNDO SEÑOR DEL QUE DICE SENTIRSE PARTE, NO SEA HIJOEPUTA CABRON, DE PRONTO LE HUBIERA VENIDO BIEN UNA SACUDIDA PA QUE VEA QUE COLOMBIA NO ES NADAMAS HEMBRAS PASADAS POR CIRUGIAS, TAMBIEN HAY MACHOS HIJOEPUTAS COMO VOS Y QUE POR MENOS DE LO QUE USTED HIZO LE HUBIERAMOS DESCARGADO VARIOS KILOS DE BALAS… VOS A LO UNICO QUE VINO FUE A HABLAR DE VOS COMO SI FUERA LA GRAN CHINGONERIA Y VOS NO SOS MAS QUE UNA MIERDA. UNA COSITA CABRON, SI SE FUE VIVO FUE NADAMAS PORQUE … (
Elimino de este texto unas palabras que involucran a una persona que no quiero mencionar por precaución en esta denuncia), PERO LA PROXIMA CUIDESE DE VOLVER PORQUE ACÁ LO ESTAREMOS ESPERANDO. UNA COSA HIJOEPUTA CABRON DE MIERDA, USTED VALE LA PENA NADAMAS POR UNA CAUSA, METERLE UN PAR DE BALAS QUE NO LO MATEN PORQUE EL INFIERNO SERIA UN PREMIO PARA VOS, PA QUE RECUERDE LO QUE ES RESPETAR A UN PUEBLO PERDIDO EN LA DESESPERANZA. YA SABE LO QUE LE ESPERA SI REGRESA. 
Y volviendo al tema de la violencia, que parece ser el único que interesa a muchas personas en Medellín, voy a reproducir un mensaje reciente de una persona que asistió a mis conferencias en Medellín...  
Siento una tristeza que me desborda luego de leer esas terribles palabras escritas desde mi ciudad. MT, imagínate que una vez estaba leyendo un cuento escrito por MT, lo leía en el bus ya que no quería cederle el puesto a ninguna ancianita, aunque a esa hora no había necesidad de tan egoista actitud pues había sillas de sobra. Me pareció extraño que con tantos puestos disponibles alguien se sentara a mi lado. En un comienzo supuse que se trataba de un gay que deseaba un poco de coqueteo en un vehículo de transporte público. Dirás: pero qué homofóbico es este Jesucristo. Pero no lo soy. Sólo no quería dañarle el corazón a nadie. Pero el hombre que tomó asiento a mi lado no resultó ser un acosador, lo único que el hombre quería era atracarme. El delincuente era escoltado por un cómplice ubicado en otra banca, desde la cual no paraba de proferir amenazas contra este inocente jovencito que ahora escribe el relato de lo acontecido aquel 10 de marzo. Valga decir que a la única persona que atracaron en el bus fue a mí, mientras los demás pasajeros observaban asustados. Luego de despojarme del teléfono celular que con tanto cariño mi señora madre me había obsequiado los delincuentes me ordenaron con precisas palabras que jamás olvidaré: "Hazte el loco, disimula, sigue leyendo". Yo obedecí... baje la mirada, derrotado, y seguí leyendo y lo que leí fueron estras palabras de tu cuento, Marco Tulio: "Y que sirva eso de experiencia para que sepan que el asunto va en serio, y que no estamos en un circo sino en una guerra". Teléfono celular hurtado: $45.000. Libro escrito por MT que nuestro narrador leía mientras era atracado: $15.000. Que te atraquen en un bus mientras lees “El Suave Olor De La Sangre”: Es el tipo de cosas que ocurren cuando un libro es escrito por un mago. Salud, Marco Tulio. Desde Medellín, donde también se respeta y se te quiere. PD: Lee la obra de teatro que te obsequié, la de la los animales y los troskistas. Gracias.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario