Periodismo cultural en México y Estados Unidos


EDUARDO ESTALA ROJAS

Nottingham, Reino Unido.- En este reportaje especial entrevisté a diversos especialistas mexicanos de medios de prensa nacionales e internacionales sobre el estado actual del periodismo cultural y su relevancia en el país. De la misma forma, en los Estados Unidos, particularmente en la comunidad hispana, ¿cómo desarrollan esta profesión?, ¿cuáles son las principales virtudes y defectos a la hora de crear contenidos culturales de calidad?, ¿qué existe detrás de un acto cultural? Desde mi experiencia como editor, periodista y asesor cultural en el mundo cultural para diferentes revistas, periódicos, suplementos culturales mexicanos, latinoamericanos y anglosajones, he observado en los últimos doce años que son contados los periodistas culturales mexicanos y latinoamericanos –también anglosajones– que realizan lecturas de libros con un análisis serio y una postura crítica, que consulten las fuentes, que busquen testimonios exclusivos, que sepan traducir, que escriban y generen nuevos contenidos, que editen lo mejor posible sus textos a la hora de publicarse. ¿Cuántos periodistas culturales tienen presente la ética en su profesión?, ¿qué tanto sabemos sobre el quehacer informativo cultural en México en la primera década del siglo veintiuno?, ¿conocemos realmente el periodismo cultural que realizan los hispanos en los Estados Unidos? Me parece importante iniciar un diálogo público en ambas naciones. Mi interés es realizar un primer acercamiento con testimonios en letra viva de creadores de contenidos culturales en México y Estados Unidos.

“Creo que el periodismo cultural en el Distrito Federal, en la actualidad, se caracteriza por su diversidad. Si bien algunas secciones culturales se preocupan más por el acontecer diario de los eventos culturales, como es el caso de La Jornada y Milenio, hay diarios que le dan prioridad a una visión más crítica de la cultura: es el caso de El Financiero, que ofrece información actualizada a la vez que incluye en su sección notas que no necesariamente tienen que ver con el acontecer diario del ámbito cultural, aunque sí con los temas que están en el aire. El Financiero publica crónica, entrevista, editorial, reportaje, en suma, le da cabida a distintos géneros periodísticos e incluso publica poesía y cuento (que también son cultura), ya sea de jóvenes autores o de otros más reconocidos que se vinculan con la nota periodística publicada”, comenta Adriana Cortés Koloffon, doctora en Literatura Iberoamericana por la Universidad Nacional Autónoma de México.


Adriana Cortés Koloffon. Foto Especial.


Para Adriana Cortés Koloffon, que ha dedicado gran parte de su vida al periodismo cultural en México, D.F., colaborando en noticiarios culturales televisivos y en diversas publicaciones como La Jornada Semanal, la revista Siempre! y el periódico El Financiero, expresa: “los suplementos culturales que sobreviven han ido desapareciendo con el paso del tiempo, ya se ve que las crisis inciden en la reducción del número de hojas en un periódico y la cultura es la más castigada, como Laberinto de Milenio, El Ángel, de Reforma, y La Jornada Semanal, de La Jornada, ofrecen al lector un periodismo cultural que se caracteriza por una investigación más profunda pues sus colaboradores no deben someterse a la presión de escribir la nota diaria que exigen la mayoría de las secciones culturales”.

“Un acierto de los suplementos mencionados es el hecho de publicar traducciones de artículos, entrevistas o reportajes que han publicados en medios extranjeros: de este modo, se divulga la obra de autores, en ocasiones desconocidos en nuestro país. Las secciones de cultura de revistas como Siempre! y Proceso ofrecen también un panorama amplio sobre la cultura en México: cine, teatro, literatura y artes plásticas, sin dejar a un lado el tema de la política cultural, en el caso de Proceso. La televisión cultural ofrece una visión general del acontecer cultural en nuestro país, a través de Ventana 22 y de Once Noticias. Ventana 22 es el único noticiario cultural de México. Las revistas Nexos y Letras Libres que, por supuesto, desde dos posturas distintas ofrecen una gran aportación al ámbito cultural por la profundidad y visión crítica de sus colaboradores”, señala la autora del libro Zona cero, entrevistas con escritores publicado por la Dirección de Literatura de la UNAM en el 2012, y de Cósmica y cosmética, los pliegues de la alegoría en sor Juana y Calderón de la Barca, en proceso de edición, que se publicará en 2013.

“El periodismo cultural, si por ello entendemos al que se limita a dar cuenta de hechos artísticos y culturales como obras de teatro, música, cine, literatura, artes visuales, está en severa crisis desde hace años: baste ver cómo se han reducido las secciones de cultura en los diarios y cómo se han acabado los suplementos culturales. Además, de lo que todavía se escribe y se publica, la mayoría se parece más a una cartelera (quién, dónde, cuándo se presenta, en qué teatro, qué editorial lo publica si es un libro, etc.) que a un reportaje, entrevista o nota. Mucho menos hay crítica y pocas veces investigación. Cabe acotar que hay excepciones, como los trabajos de investigación sobre política cultural o corrupción en el sector que han publicado colegas como Mónica Mateos-Vega, de La Jornada, Jorge Ricardo y Óscar Cid de León, de Reforma, y Alida Piñón, de El Universal ”, explica Irma E. Gallo, reportera en el noticiero Noticias 22, de Canal 22 en México.

Marco Tulio Aguilera

1 comentario:

  1. Quería ponerme en contacto con ustedes:
    Estamos buscando ayuda por que nuestra situación es insostenible.
    Y estamos recurriendo a muchos medios a ver si hay alguien que pueda atendernos.

    Nos han publicado esto hace un par de días en el diario ADN :

    http://diarioadn.co/actualidad/mundo/crisis-econ%C3%B3mica-en-espa%C3%B1a-1.65100

    Y querríamos saber si sería posible que hiciesen algo similar ustedes. Por que a pesar de los tantos mensajes de apoyo que hemos recibido, no sacamos nada en claro.
    Ya estamos completamente desesperados y no sabemos a quien recurrir.
    Estaríamos eternamente agradecidos.
    Les dejo el número de mi teléfono, por si quieren ponerse en contacto conmigo.
    +34 681 009 660

    Un saludo desde España.

    ResponderEliminar