MT frente a su propia muerte, comilona, Séptima

En el Cementerio Central de Bogotá descubrí que yo estoy muerto
y  enterrado en la fosa 245
Pero de todos modos hice frente a una paila --porque eso no es plato-- de 35 cms
de largo y 20 de ancho de sobrebarriga en el restaurante cucharita Colombiana, en plena Séptima

Veloz repaso de día tres. Anoche sólo tres horas de sueño. Me dormí a las doce y desperté a las tres. Escuché una conferencia sobre física cuántica y después leí unos capítulos de Viaje al interior de una gota de sangre, novela del colombiano Daniel Ferreira, ganadora del Premio Latinoamericano de Novela Alba Narrativa: efectiva, directa, escrita con una especie de inocencia encantadora, aunque en ella se relate una masacre: hay un deleite en la descripción cruda que hace que el lector goce de la lectura aunque el tema sea atroz. Vi amanecer con plena lucidez y sin sentirme cansado. Por las ventanas se contemplan los extensos prados de la Unidad Residencial Antonio Nariño.
A las diez llegó Marco Aguilera, mi sobrino, y con él  caminamos por una amplísima avenida convertida este domingo en paseo ciclístico y peatonal. De paso hacia la Carrera Séptima entramos al Cementerio Central y tras revisar 500 o más lápidas, hallamos la de mi padre Marco Tulio Aguilera Camacho. Allí le pedí a mi tocayo que tomáramos fotos y una de ella es la que ven en esta entrada del blog.
La Carrera Séptima es el corazón de Bogotá. Allí se ve todo lo mejor y lo peor. Fui a verificar que el edificio de Plaza y Janés Editorial estuviera en su sitio. El martes les haré una visita sorpresa. Hace varios años no me pagan derechos por tres títulos míos que siguen vendiendo en Colombia y Suramérica.
Comimos como tártaros en el restaurante La Cucharita Colombiana: 36 000 pesos: 20 dólares. Confieso que no pude terminar mi porción, pero estaba tan sabrosa que me traje la mitad al apartamento. Compré un libro de Marguerite Youcenar sobre Mishima, al que considero el autor más cercano a mi filosofía de vida (sólo que yo no me voy a suicidar).

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario