Día ocho. En Cali, gatos y psicólogos de gatos

De nuevo tan cansado que apenas tengo ánimo para enumerar algunos hechos.Excelente viaje a Cali desde Bogotá. Me acosté a las doce de la noche y me levanté a las cuatro para tomar el avión. Reunión de los casi todos los hermanos Aguilera Garramuño. Sólo faltaron Marco Antonio, gerente de mantenimiento de Ingersoll Rand para Latinoamérica con sede en Miami y Mauricio, gerente de la planta productora de la empresa Colombina en Guatemala. Subimos caminando hasta la cabaña que está construyendo Sergio en la cima de una montaña desde la que se ve gran parte de la ciudad de Cali.
Bertha, hermana del gigantón Gustavo, ingeniero dueño de una empresa que descarga buques en Buaneventura, contó historias de sus gatos Persiles y Segismunda. Segismunda tiene problemas neuróticos y fue llevada donde el psiquiatra de gatos, que cobra cien mil pesos la hora (aproximadamente 80 dólares). El psiquiatra le dijo: "El problema no es de la gata sino suyo, señora. Cuando usted se cure, se curará la gata". En la casa de Sergio, investigador en criminalística de la Universidad Libre, comimos un delicioso asado y tomamos champú (exquisita bebida que sería dispendioso describir), papas, arroz con ají, costilla algo dura y bebimos cerveza. Hacía un calor del carajo. Los árboles del entorno estaban llenos de pavas, que miraban con ansiedad lo que estábamos comiendo. Mi hermano Sergio es un ermitaño, que tras casi 40 años de trabajo, compró un trozo de montaña, la plena cima, y allí esta construyendo su atalaya. Mi hermana Elizabeth, amante de la naturaleza, se la pasó meciéndose en la hamaca. Los hermanos contamos historias procaces, de amores no tan castos que compartimos. Con Sergio rememoramos una caminata de doce horas por los mismos rumbos, bajo una lluvia torrencial hace quizás diez años. Fue un día espléndido que he narrado con gran desidia.
Como no habíamos coincidido había cancelado la reunión con Gustavo Alvarez Gardeazábal en Tuluá. Me mandó un mensaje (exactamente igual al que me mandó José Donoso desde el DF ¿hace diez años?): "Quería verte antes de morir". El mensaje me conmovió y decidí aplazar mi viaje de regreso a Bogotá (lo que me costó cien dólares) para poder aceptar la invitación de mi maestro: el miércoles me espera en un restaurante en Buga.

Marco Tulio Aguilera

1 comentario:

  1. Noviembre 11, 2012. Bienvenida y homenaje en la finca Barú propiedad de Armando Barona Mesa y su señora Ruby Montúa. La finca está localizada en Tocotá, en la vía Cali-Buenaventura (Km 18 aprox.) Ver detalles, fotografías y videos en: http://literaturaenelvalle.blogspot.com/2012_11_12_archive.html . Publica y difunde: NTC …* Nos Topamos Con … http://ntcblog.blogspot.com * , ntcgra@gmail.com . Cali, Colombia.

    ResponderEliminar