Lo que el Hay Festival me dejó

Tras casi una semana de conferencias quedé exhausto. Soy persona de excesos, grandes (y pocos) afectos y muchos desafectos. Todo esto fue notable en el Hay Festival. Quise aprovecharlo al máximo, por lo que asistí a quizás veinte eventos, hice migas con pocos (Rosero, el fotógrafo Mordzinski, Soyinka, el Premio Nobel africano, y el español José Ovejero) e hice ene-migas con unos veinte (principiando con Vila-Matas y terminando con Aurelio Major). Sentí muy claramente el vacío que se hizo en torno a mi persona, no sólo porque no me invitaron al Hay, sino porque hicieron todo lo posible para mantener lejos de mi alcance a los eminentes invitados y en algunos casos externaron comentarios muy negativos sobre mi persona.
El Hay Festival exaltó hasta el delirio a Sergio Pitol, que parece insaciable de elogios y homenajes. Los personajes locales que fueron invitados
En el programa radiofónico Librosquemuerden en Buenos Aires el escritor Omar Genovese comenta: “Historia de todas las cosas es superior a Cien años de soledad, es de un escritor colombiano que escribió una novela maravillosa, maravillosa”.
 son los más obsecuentes admiradores de Pitol. Fuera del círculo de Sergio no se invitó a nadie.
¿Envidia? Claro que sí. O tal vez no. Se trata de justiprecio, una palabra que me aplico sin rubor alguno.
No que desprecie la obra de Pitol: la aprecio y he escrito sobre ella. Fui relativamente amigo de él hasta que comenzó el chisporroteo en torno a su persona, tras el hecho de que el rey de España estrechó su mano. Visitaba su casa y hablábamos de nuestros libros. Él me sugirió el título de una novela que no he publicado, El amor pleno.
Algo que sí me ofende profundamente es el hecho de que la  Editoral de la Universidad Veracruzana, donde he trabajado durante más de 30 años, durante el Hay Festival, haya tenido un stand en el que no pusieron mis libros. A la fecha soy el único escritor que queda en la Editorial, el único que tiene un reconocimiento internacional, más de 30 libros publicados y n número de premios. ¿Por qué ocultan mis libros? ¿Les avergüenza que yo trabaje en la Editorial de la Universidad Veracruzana? Hace 25 años en la Editorial había siete escritores, un director y tres administrativos. Hoy hay un escritor... o dos --el director también escribe--, 12 académicos y veinte o treinta administrativos. ¿Les dice esta circunstancia algo sobre el mundo editorial?
De todos modos el Hay Festival tuvo un éxito bárbaro y colocó a Xalapa en el centro de las noticias culturales del mundo. La organización fue precisa, ordenada y puntual.
Y a otra cosa:
Mi Historia de todas las cosas sigue cosechando buenos comentarios: en Costa Rica 25 escritores mandaron una carta a la Editorial Costa Rica solicitando que se haga una edición local.
El periodista español Alejandro Hermosillo que conocí en el Hay Festival respondió a la siguiente pregunta:
-¿Considera que los elogios que ha recibido Historia de todas las cosas son exagerados?
Respondió así:
Sí he visto algunas de las exageraciones como las llamas. No todas. Me parece una muy buena pregunta. Yo también me la he hecho. Y me lo estaba planteando. Desde luego, el libro es bueno y, por momentos, muy bueno. Y parece inverosímil que lo haya escrito una persona de 24 años. Creíble pero inverosímil. A partir de ahí, se pueden suscitar muchas cuestiones que es necesario pensar con un mínimo de tiempo y tranquilidad para aclarar en qué aspectos acierta y en qué otros falla. Sinceramente, ahora lo que te puedo decir es lo siguiente: como tu libro ofrece tanto y da tanto juego y personajes entrañables o carismáticos pienso que la mayoría de críticos valoran esto. Valoran el inmenso trabajo imaginativo y estilístico que, por momentos, abruma. Y no se atreven o no desean ni quieren citar partes flojas o discutibles debido a que el conjunto en sí se impone a las partes. Hay algo desbordante en el libro como en algunas de las grandes empresas humanas que no lo hace muy criticable. No sé si me explico. Moby Dick también se puede criticar pero para qué. Mejor volemos con él, ¿no? Algo así pienso que sucede con tu libro hecha la matización del tema García Marquez y la parodia que es un tema extenso y del que podemos hablar en su momento si así lo deseas. Sí. Claro que creo que la escribió un joven de 24 años. Pero es que la leo y vuelvo a leer y me asombra. Parece algo titánico. Supongo que sólo posible para atletas o nadadores notables (ya vi fotos y demás). De veras. No lo digo por complacer. Bueno. Pues muchas gracias por tu amabilidad. Y si te parece, te llamo el jueves dos horas antes para confirmar y saber dónde debo ir. Saludos.
En el programa radiofónico Librosquemuerden en Buenos Aires el escritor Omar Genovese comenta: “Historia de todas las cosas es superior a Cien años de soledad, es de un escritor colombiano que escribió una novela maravillosa, maravillosa”.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario