LITERATURA BASURA


Leyendo tres buenas novelas que tengo en proceso de lectura a veces me veo suspendiendo la lectura y pensando: estos son los paraísos, los nichos de sentido, los ombligos de humanidad,  que estamos perdiendo. ¿Qué editorial va a querer publicar estas obras que son demasiado ambiciosos para este tiempo de analfabetas disfuncionales y de miserias espirituales? Cada una de estas novelas tiene una propuesta interesante, inquietante, artística, sobre el presente desastroso, una interpretación del cataclismo universal que es este mundo contemporáneo. Las tres novelas valen. En estas novelas está cifrada nuestra época y nuestros países.  98 por ciento de lo que se publica es basura. Hay un consuelo: no todo está perdido: hay países y editoriales donde se valora lo que tiene valor. ¿Será cierto? “Le tocó vivir tiempos difíciles… como a todos los hombres”, dijo Borges, ese insobornable fascista del pensamiento. Sólo Borges tenía razón: hombre aporía. ¿Quién va a leer libros difíciles hoy en día? Quiero reproducir  las ideas de una carta del editor de Planeta que rechazó hace un par de años mi novela Historia de todas las cosas: Su novela no es para esta editorial: es demasiado literaria, nosotros no publicamos eso. Sólo publicamos basura. No fueron esas sus palabras literales, pero ese era su mensaje. Por ahí en mi blog está mi respuesta. Debo buscarla y reproducirla.

Marco Tulio Aguilera