Mi Querido Diario 9 de marzo

La repercusión crítica de Historia de todas las cosas ha sido extraordinaria: la revista Newsweek en español, Europa Press, Vanguardia de Barcelona, Otrolunes de Berlín, Crónica de México, Reforma, Siempre!; de España Héctor D'Alessandro, de Colombia Ales Gutiérrez, de México René Avilés Fabila, Guillermo Samperio, Alejandro Badillo, Guillermo Vega Zaragoza, de Cuba Félix Luis Viera y de otros países siete u ocho más; todos con textos encomiásticos, muy entusiastas... Hasta a mi máneger le gustó mi novela. Gustavo Álvarez Gardeazaábal se ha burlado: Mira que paradoja: tanto escribir para que vayas a triunfar con tu primera novela remendada. Hoy tuve pruebas de que este blog tiene lectores inesperados: compañeros del basquet y secretarias de la universidad. A la fecha el promedio de visitas diarias fluctúa entre 100 y 136.
Estuve tentado a reproducir las páginas más recientes de la novela que estoy escribiendo, Sin máscara frente al espejo, pero me di cuenta que en la actual situación, con tantas desapariciones, tantos cadáveres a flor de tierra y tantos restos humanos apareciendo en bolsas de plástico, lo preferible era guardar las delicadas páginas que escribí precisamente esta mañana, después de una entrevista en Radio Universidad. Lo que escribí fue un análisis descarnado, y la palabra nunca podría estar más bien puesta, de la situación actual. Ya habrá tiempo de publicar este texto, dentro del cuerpo de la novela, que al ritmo que va puede llegar a 1000 páginas. En un mes escribí 130. Tengo un año disponible, de modo que tal vez llegue a las 1440 páginas. ¿Exageradito? Nooo. Así escribo yo: enormes manuscritos, y luego me dedico a eliminar. Mejor hablemos de planes: el viernes 16 presentaré en Profética, hermosa librería de Puebla, mi Historia de todas las cosas. Me acompañarán Felipe Garrido, querido amigo, reciente Premio Villaurrutia, Presidente de la Academia de la Lengua Española en México y mi editor en CONACULTA hace quizás una década. También estará como presentador el poeta Pimentel. Como moderador estará Jorge Arturo Abascal, escritor de una de las mejores novelas que he leído y Director del Consejo de Cultura de Puebla. Otra cosa: a fines de marzo debe estar listo un libro que se va a llamar Cuentos para antes y después de hacer el amor, edición de JUS, que tiene un ambicioso programa de comercialización en el que me comprometí a participar. Saldos deportivos: ya voy muy poco a la piscina y he desistido de participar en la próxima competencia en San Felipe Huayotilpan, de modo que no refrendaré el título de campeón máster individual, que gané el año pasado. ¿Y por qué he desistido de la natación? Porque mis rodillas han recuperado su juventud y he podido regresar al basquetbol. Me lastimé un dedo hace una semana, mi máneger me llevó al hospital (casi a la fuerza), me dieron calmantes y anti inflamatorios (que no tomé) y una semana después ya estoy de regreso jugando con la banda de la Magisterial. No soy yo el más viejo de los jugadores. Nadie me conoce por mi nombre. Me dicen "El Colombias". De ahí el título de uno de mis blogs secundarios. Hay un jugador que me excede en un mes. Los demás son jugadores de entre 20 y 40 años. Mi hijo el Gato dice que yo ya no estoy para deportes de contacto. Sigo leyendo Doktor Faustus de Mann y Vidas ejemplares de Rolland. Nunca hubo un hombre más grande y más humillado que Beethoven. Finalmente Hacienda del Estado consumó el despojo: tuvimos que pagar una multa de 49 000 pesos, 4000 dólares. De modo que este año no habrá viajes con mi máneger. Si salgo tiene que ser con todos los gastos pagados. Esta multa es herencia que le dejó a muchos contribuyentes del Estado un tío que se llevó no sólo el dinero que había sino el dinero que no había. Mi presunta mecenas, Cuca Coniglio, que dice va a fundar un "Centro Cultural Aguilera Garramuño" en Nueva York y otro en Costa Rica, afirma que me va a invitar a presentar Historia de todas las cosas en NY y en San Isidro de El General. A todo lo que ella maquina le digo que sí, claro, adelante.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario