MÁS MÁSCARA FRENTE AL ESPEJO (VII)

Hoy, como muchas otras mañanas, me desperté pensando: Ojalá que X haya amanecido viva. Es tan frágil su salud y se involucra en tantas causas justicieras que le alteran el ritmo vital, sufre de tantas afectaciones que por lo menos dos veces al mes está al borde de la muerte. Antes la llevábamos al hospital de emergencia. Ahora no: una noche se acuesta agonizante y al día siguiente amanece como un cascabel. Y yo: he vuelto a incurrir en el exceso de Tolstoi. Es casi inevitable: después de una desaforada sesión de básquet con mis amigos de la Magis, como opíparamente, bebo dos litros de agua de limón, duermo varias horas y despierto con la ansiedad. No sé por qué. Tal vez sea por el hecho de que se me olvida ingerir mi dosis de Avodart. Una de las contraindicaciones es que inhibe la actividad sexual. Recuerdo que después de tres años de habitar el infierno y de ingerir cinco o seis pastillas diarias (Tafil, Rivotril, Remeron…) X comenzó a insistir: “Ya no tomes más antidepresivos, te estás acabando el hígado, te estás hundiendo cada vez más, te estás volviendo adicto, estás envejeciendo a ritmo enloquecido, tienes que ir reduciendo las dosis poco a poco”. Al principio creía que no podía vivir sin mis medicinas, luego intenté abandonar algunas y poco a poco fui dejándolas atrás, al tiempo que en mi agenda se acumulaban tareas, ambiciones, publicaciones, conferencias, algunos concursos (todos perdidos). Si hoy estoy lúcido, si hoy no dependo de nada, si hoy no ingiero sino en Avodart para la próstata, es porque ella, como tozuda Beatriz, me sacó del hueco. Yo tuve mi propia Divina Comedia.  Yo soy mi Doctor Fausto. En mi espíritu encarna la literatura (vaya grandilocuencia: ¡perdón!). Tras mi viaje a Puebla he vuelto a caer: ayer fumé dos cigarrillos. Uno después de estar dos horas haciendo antesala en Hacienda del Estado, otro después del básquet (acompañado por una Coca Cola chica, botella de vidrio). El perro vuelve al vómito como el hombre al pecado.  ¿Así es la cita de la Biblia?

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario