LOS AMIGOS SON MEJORES QUE DIOS: CRÓNICA DE LA PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD DE PUEBLA DE HISTORIA DE TODAS LAS COSAS

Abajo de la entrevista (ver link en azul) hallarán una crónica apresurada, inverecunda e irreverente de la presentación de mi novela Historia de todas las cosas en PueblaEntrevista en La Jornada de Oriente, Puebla, 19 de marzo 2012...
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/noticia/puebla/la-historia-de-todas-las-cosas-es-una-novela-total-considero-marco-tulio-aguilera_id_5035.html


Siempre que mis amigos presentan mis libros me pregunto (oyendo tantos y tan desmesurados elogios) si en verdad son sinceros y si no se están desacreditando al gastar tantos adjetivos lujosos. Y me respondo: tienen que ser sinceros, porque de mí no pueden esperar dinero ni cargos ni prácticamente nada. Soy un don nadie en el mundo del comercio de premios, puestos y prebenads. En la Librería Profética de Puebla me presentaron Jorge Arturo Abascal, Director de Literatura del Estado, el poeta Enrique Pimentel (que puso mi novela por encima de TODAS  las del "boom"), Felipe Garrido, reciente Premio Villaurrutia y Presidente Adjunto de la Real Academia de la Lengua Española Sección México (quien demostró con una lectura dinámica y dramatizada que mi Historia de todas las cosas debía ser de lectura casi obligatoria en el ámbito de la lengua castellana). Yo lancé un párrafo que a mí particularmente no me pareció nada brillante, repitiendo las mismas historias, que no por repetidas son falsas (que mi novela nació de la lectura de Cien años de soledad, que en 1975 le regalé un ejemplar a Gabo y él la leyó y me llamó desde España para decir que le había gustado mucho, que la obra recibíó mucha crítica positiva y alguna negativa, en la que se decía que mi obra era una sombra pálida de la obra mayor de GGM, que abominé de mi novela durante casi 36 años y que hace dos años le concedí el perdón a mi primera novela a partir del hecho de que el mismo Gabo me preguntó: "¿Qué pasó con la novela de todas las cosas? A mí me gustó mucho. Me parece lo mejor que has escrito en la vida". De modo que decidí releer la novela después de su primera edición en La Flor de Buenos Aires y, tremenda sorpresa, ¡me encantó mi novela de casi adolescencia! Gracias al apoyo de Joaquín Díez-Canedo, la reescribí, le aumenté 200 páginas y ¡listo! (Voy a cerrar el paréntesis). Listo. Una verdad es que cada vez que un escritor ve su libro publicado, oscuramente sospecha de la clase de  bomba o chisguete de babas que arroja al mundoy que después son los críticos y los lectores los que se encargan de ir acomodando la obra en el mundo, ya sea en la basura de las obras efímeras, o en el empíreo de las obras maestras (perdóneseme el maniqueo manejo del asunto). El caso es que esta Historia de todas las cosas ha recibido elogios
casi insoportables... hasta de mi esposa y máneger. Lo que ya es el colmo. Ella la leyó de una sola acostada: ¡las 515 páginas! Y luego, tras suspirar, me dijo: "Bueno, Garri, por fin hiciste algo que vale la pena". Mi querida máneger --autora secreta que muy pronto mostrará sus lindas uñas encantadoramente pintadas con un libro que se llama Historias de infidelidad-- está digitando los discursos que emitieron sobre Historia de todas las cosas Abascal, el poeta Pimentel y el maestro Garrido, de modo que espero muy pronto publicarlos en este blog. Gracias a Profética, que nos prestó la sala, y sobre todo al coro de saboteadores que desde la parte trasera del local (atiborrado hasta las banderas) hicieron todo lo posible para echar a perder el evento.
Agrego al final un comentario, enviado como carta,  que me mandó Lirian Marulanda, la primera lectora del borrador de Historia de todas las cosas...
Yo y mi eguito, reclaman ante el inmenso EGO de MT, el derecho de ser uno de los primeros seres humanos del universo y sus alrededores que dijo lo que dijo, en su momentos, hace ya algún tiempo, cuando Historia de todas las cosas estaba en su primera versión (no encuentro la nota que escribì. Espero que tu la conserves).
Los crìticos y nuevos lectores de Historia..., solo repiten mis sencillas opiniones, con palabras rimbombantes.
Gracias por el honor que me diste (y espero que me sigas dando) de ser una de tus primeras lectoras.
A propósito, no olvides que también ha pasado por mis manos aquel libro de milnosecuantaspáginas, que espero la reescritura esté avanzada.
Lirian
Y agrego, yo MT, una foto que hará sonreír a más de un obsecuente de don Gabito...
Foto: Pierre Pellegrin, inspirada en una célebre foto tomada a García Márquez

Marco Tulio Aguilera

2 comentarios:

  1. Bueno, habráse de buscar elogios en Klingon de ahora en adelante, je je, el enoquiano cayó en desuso. GF

    ResponderEliminar
  2. No entiendo ni una palabra del mensaje. Estoy ansioso de leer un comentario negativo de mi novela. ¡Ya basta! Necesito que alguien equilibre la balanza.

    ResponderEliminar