Mi querido diario diciembre 2011


 Son casi las diez de la noche. Acabo de terminar la lectura de La conjura de los necios, de John Kennedy Toole, novela que recomendó Oscar de la Borbolla durante la presentación de mi novela Mujeres amadas en Xalapa. Ignatius Reilly, el protagonista, es un personaje extravagante, contestatario, repugnante, simpático a veces, imaginativo, dependiente de su madre, obeso hasta la elefantiasis. Es sin duda una de las grandes novelas norteamericanas.
Suenan balazos. Anoche a la una treinta hubo una balacera que duró casi media hora. Varios muertos a cinco cuadras de mi casa. Las noticias dicen que sicarios asesinaron a cuarenta personas que iban en un bus en la frontera de Veracruz con Tamaulipas. En el puerto sigue habiendo matanzas. Ya uno no sabe si los estruendos nocturnos son de polvora navideña o de enfrentamientos armados. Los civiles estamos en medio de una guerra no declarada. Mi máneger ya quiere emigrar y tal vez lo hagamos. Yo no tengo miedo pero respeto  la prudencia de mi máneger.
En fin, hay que seguir viviendo. Hoy cumplí con el plan de hacer una serie de 20 hits de 100 metros en natación. Lo hice yo solo pues llegué tarde a la competencia, cuando ya todos los otros competidores habían arrancado. Tardé hora y media, tuve descansos de un minuto. Tiempo promedio de cada cien metros: dos minutos.
La novedad de fin de año es el espacio privilegiado que la revista Newsweek en español http://mistercolombias.blogspot.com/2011/12/la-nueva-gran-novela-latinoamericana-en.html
está dedicando tanto a artículos sobre mi persona y mi obra, como a artículos míos. http://wwwmisterkolombias.blogspot.com/2011/12/paseo-por-el-amazonas-colombiano.html
En ambos casos se han anunciado mis artículos en la portada de Newsweek en español. Quien hizo el vínculo con esa revista fue mi querido amigo, excelente poeta y mejor novelista, Félix Luis Viera. Quien escribió sobre mí fue el escritor colombiano residente en Barcelona Ales Gutierres.
Fin de año no es la mejor época para que una novela salga al mercado pero mi Historia de todas las cosas quiso nacer por estos días, y hasta el momento en términos críticos ha tenido buenos comentarios. El hecho de que tenga 515 páginas no favorece una rápida respuesta crítica. Habrá que esperar las presentaciones en Xalapa, el DF y Puebla.
Dos años alejado del básquet y la entrega definitava a la natación, han reblandecido mis piernas ya muy trabajadas por los años y los excesos. Cuando vivía en Cali "fatigaba" los rumbos de Pance corriendo entre 5 y quince kilómetros diarios, de modo que gasté mis articulaciones y ahora pago las consecuencias: me hice flecos las rodillas y tarde o temprano tendré que operármelas. No es que cojee, sino que siento que no corresponden con la aptitud que en general tiene el resto de mi organismo.
Mis tiempos de basquetbolista
No sé si ya les hablé de mi entusiasmo por los audiolibros. Desde hace casi un año apago la luz por las noches y escucho por medio de internet conferencias sobre física cuántica, medievalismo, redes sociales, cuentos de Emilia Pardo Bazán y Ambrose Bierce y otros cien autores, novelas completas, los cuentos de Lovecraft y de Poe, escuché capítulo a capítulo Los hermanos Karamazov. varios libros casi desconocidos de Mark Twain, que mi coeditor español Manuel Ortuño me regaló hace poco en Madrid, en un hermoso paquete: los sitios más interesantes son Albalearning (dedicado fundamentalmente a la lectura impecable de literatura) e Ivoox (que incluye tooodo). Los audiolibros son una maravilla. Son mejores que los e books.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario