En Madrid Marco Tulio participará en una corrida de toros

Manolo Ortuño, Ricardo Moreno Botello (editores) y MT con 800 gramos de literatura
3 de octubre. Entre la calidad y el dinero me quedo con la calidad. Frase de corte faulkneriano alusiva al texto que vais -nótese la expresión- a leer. He decidido no visitar a mi amiga y compatriota Pilar Reyes, directora General de Alfaguara España, ni dejar en su oficina una colección de mis libros disponibles. Pienso que en realidad no le interesan y que terminarían en una bodega enmoheciéndose. He preferido buscar un apoyo menos aparatoso para entrar al mercado español: un editor de libros de autores muertos -le ofrecí suicidarme para entrar más fácilmente en  su catálogo pero declinó generosamente la oferta-, una persona de extrema importancia en el ambiente editorial literario español cuyo nombre no voy a pronunciar para no comprometerlo en nada. Me lo presentó Ricardo Moreno Botello, supongo que extremando la elevada y quizás cándida opinión que tiene de la calidad de mi trabajo. Tuvimos el editor español y yo una plática bastante amena y coincidente, teniendo en medio una botella de buen vino, un cenicero, y a mi máneger, "L". Se comprometió a sentarme con seis toros miuras del mundo editorial español, a quienes les va a entregar  mis libros, el próximo 11  de octubre, antes de un viaje que él nos va a organizar a Segovia. "Yo te lanzo al ruedo a ver qué faena les haces", me dijo.
Varios días antes yo le había puesto seis libros míos en sus manos y le dije: "Míralos, lee alguno si tienes tiempo y nos volvemos a reunir: si crees que lo mío vale, me apoyas... Y si no, simplemente nos despedimos".
Leyó algunas frases de cada libro y completa sólo  leyó ("por morbo", dijo) la entrevista (entrevista inventada) que le hice (que no le hice) a García Márquez.
"Vale", me dijo, "te voy a apoyar en todo lo que pueda."
Hablamos sobre la "oferta editorial" de MT para España: Historia de todas las cosas, una novela que bien manejada puede ser un best seller  mundial de calidad literaria. (Son palabras desvergonzadamente mías y no me arrepiento de ellas. ¿Por qué arrepentirse o avergonzarse de los sueños... etc?)
Cuentos para antes de hacer el amor y El imperio de las mujeres (excluido Cuentos para después de hacer el amor por estar enredado en Punto de Lectura México).
El libro de la vida (una obra del tamaño de En busca del tiempo perdido, formada por Mujeres amadas, Las noches de Ventura, La pequeña maestra de violín, La hermosa vida, El sentido de la melancolía...)... obra que podría interesar a una editorial seria y poderosa como la antigua Alianza Editorial.
De asuntos de dinero no hablé con este editor serio, bien relaconado y bien intencionado que está dispuesto a apoyarme... a apoyarme porque le nace de los cojones (como dirían los españoles).Espero que cuando me reúna con los seis toros miura del ambiente cultural y editorial español, yo salga bien librado. ("En realidad no son seis toros miura, sino seis buenos amigos", dijo mi Virgilio dantesco).
Eso es lo que tengo que contar hoy: lo demás fueron caminatas, compras de pequeñeces, comidas en la Cafetería Santander (los meseros ya no nos ladran, se portan bien y pronto se sentarán a nuestra mesa). Mañana iremos a Barcelona. Ya compramos camisetas del Atético Madrid para P. Pronto compraremos del Barcelona para el Gato. Como se entenderá hemos desembarcado en España con intenciones integracionistas, no como el papa, que vino a dividir (en coincidencia con el Señor que vino a traer la espada disfrazada de cruz).

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario