Mi editor, Ricardo Moreno Botello, con el primer ejemplar de mi Historia de todas las cosas

Aunque ya podría morir tranquilo, mi insaciabilidad me dice que todavía hay más: no sé si mejor: mi novela El sentido de la melancolía. Felicito a Ricardo por su fe en mi trabajo. Aunque detrás de mi novela hay décadas de disciplina y muchas páginas escritas, es esta novela, reescrita 34 años después de su primera aparición, la que marcó mi vida: cuando apareció la primera versión, que se llamó Breve historia de todas las cosas, fue comparada (para bien y para mal) con Cien años de soledad. Sobre este tema hay abundantes textos en este blog.

Marco Tulio Aguilera

2 comentarios:

  1. Mandame un y te lo reseño en La Nación. Deberían en pensar hacer un envío para que se distribuya en librerías por aca. Abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Ya le envié al editor tu dirección... Si no te mana él el libro, te lo mandaré yo. Todavía no tengo ni un ejemplar en las manos. Un saludo y a ver si arreglamos para presentarlo en Costa Rica

    ResponderEliminar