NO JAPÓN: SERNA, MADRID, BARCELONA, PUEBLA, SAN ISIDRO DE EL GENERAL

Esta semana el Descabezadero alcanzó las 30 000 visitas. Gracias a los que lo leen porque me quieren y a los que lo leen porque me odian. Otro asunto: ya están definidas las fechas del viaje de conferencias a España. Pocos días en Madrid y varios en Barcelona. Será en octubre. Una conferencia sobre El libro de la vida, título genérico de mi serie de novelas que ya lleva cuatro publicadas y una inédita y en proceso (Mujeres amadas, Las noches de Ventura, La hermosa vida, La pequeña maestra de violín y El sentido de la melancolía). Esta conferencia será en la Biblioteca Bóbila de Llobregat en Barcelona. Otra sobre la Editorial de la Universidad Veracruzana, posiblemente en el local de la Editorial Alfabia, también en Barcelona. La programaión en Madrid no se ha definido.
A otra cosa: acaba de pasar la estancia de Enrique Serna en Xalapa. Éxito clamoroso: los muchachos universitarios se emocionan mucho cuando hay muchas vulvas y penes en exhibiciòn, de los que Serna no escatima. Es un rompeolas Serna, se atreve a llamar las cosas por su nombre, sus novelas no son un dechado de estilo, pero son impresionantes. Tiene para todos los gustos, géneros y transgéneros. Por cierto, me da la impresión de que no le gustó la reseña que hice de su pasada novela, Fruta verde. Para corresponder a la reseña --que Armando Pinto no quiso publicar en la revista Crítica por ser algo adversa, pero que publiqué en este blog-- Serna me dijo por teléfono que no la había gustado mi novela Agua clara en el Alto Amazonas...Con una diferencia: yo me tomé el tiempo de leer y escribir mis razones sobre su obra, mientras que él ni siquiera mencionó mi novela. Y no sólo eso, sino que decidió no asistir a la presentación de mi novela en Puebla, incumpliendo un compromiso adquirido.
Me pasa con frecuencia esto con los escritores de los que me ocupo: ellos ni siquiera agradecen: quieren que les sirva pero no quieren servir, es la ley de los que se sienten importantes. Como se sabe, soy extremadamente humilde y ese tipo de actitudes no me molestan... Pero sí las recuerdo.
Yo sigo aquí en mi rancho con mis pequeñas ediciones, que siguen saliendo. Lo que viene:
1. Novena reimpresion de El pollo que no quiso ser gallo (Alfaguara Infantil, 35 0000 ejemplares vendidos en México y 5000 en Colombia).
2. Tercera edición mexicana de Cuentos para ANTES  de hacer el amor.
3. Duodécima edición mexicana de Cuentos para DESPUÉS de hacer el amor.
4. Tercera edición mexicana de Mujeres amadas.
5.  Primera edición mexicana de Historia de todas las cosas (en octubre más o menos, en Educación y Cultura).
En mayo pronunciaré las conferencias "Escenas de amor y eros en la obra de García Márquez" y "Cómo se escribe una novela", ambas en la Feria del Libro Universitario en Xalapa.
A fines de abril terminaré  DEFINITIVAMENTE la escritura de mi novela El sentido de la melancolía, a la que le he cortado casi 700 páginas. Tenía 1111 páginas; ahora tiene 360. Esta novela permenecerá guardada un año completo a ver si se añeja como el bon vin.
En julio regresaré a dictar clases en a Unidad de Artes y quizás en la Facultad de Letras, invitado por el flamante director, José Luis Martínez El Bueno, a quien he llamado el Borges de la Crítica Mexicana.
En diciembre iré a la Feria de Guadalajara a presentar Cuentos para ANTES y Cuentos para después.
Y LO MÁS IMPORTANTE: EL PRÓXIMO DOMINGO 20 de marzo COMPETIRÉ EN PUEBLA (SAN FELIPE HUEYOTILPAN) EN NATACION EN TRES ESTILOS: LIBRE, DORSO Y PECHO. NO LE ENTRO A MARIPOSA PORQUE NO VA CON MI PERSONALIDAD. Conjeturo que en Puebla será más difícil rasguñar medalla, pero lo intentaré. Lo que no hice de muchacho lo estoy haciendo de viejo. Que yo recuerde, sólo una medalla había ganado a lo largo de mi vida en mi actividad como atleta: fue en San Isidro de El General, Costa Rica, hace quizás 45 años, corriendo contra Rafael Angel Pérez por las calles de Pérez Zeledón... ¿Habrá quien lo recuerde? Eso fue en la Edad de Piedra. (Perdón, se me olvidaba: también gané la medalla de oro del selectivo universitario de 5000 metros en 1974 en Cali). Y siempre fui banca en la selección de básquet de la Universidad del Valle. Además nunca pude clavar la pelota en la canasta como Michael Jordan. Uno tiene sus limitaciones, che.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario