NOTICIAS RECIENTES. SIGO EN CONTROVERSIA CONTRA EL SISTEMA NACIONAL DE CREADORES DE MEXICO

En Villarrica el fin de semana cubierto de arena
Este blog estuvo fuera del aire durante veinte días. Mi tocayo Marco Dela Mora con unos cuantos pases mágicos logró recuperarlo. Tambien recuperó mi correo de gmail. Le doy gracias a Celia Alvarez por recomendarme a este auténtico genio del ciberespacio. Desde inicios del año estoy terminando mi novela El sentido de la melancolía, que he tenido guardada durante seis años. Estoy trabajando a razón de 20 páginas diarias. Lo hago en las mejores condiciones posibles, con todos los libros imaginables a mi disposición, conexión a internet y absoluta paz. Trabajo desde muy temprano, luego voy a mi oficina en la Editorial de la Universidad  Veracruzana, de ahí salgo a nadar (escribo esto el sábado después de ir a la piscina: hice dos tiempos más o menos buenos --si consideramos mi veteranía--: 42 segundos en 50 metros libres y un minuto 5 en 50 metros pecho). Después de nadar voy a almorzar, duermo una hora y si tengo ánimo trabajo otro rato en asuntos editoriales. Leo ahora varios libros de Nabokov. Terminé de leer dos de Updike pertenecientes a la serie cuyo protagonista es Conejo Amstrong. Updike es muy buen novelista pero resulta ser muy seco, comparado con Nabokov. Leyendo El hechicero de V. Nabokov (que es una primera versión de Lolita) me parece estar leyendo a Chejov. El sentido de la melancolía es la quinta novela de la serie que he llamado El libro de la vida, obra que me ha llevado 30 años escribir. El proyecto es casi del tamaño de En busca del tiempo perdido. A fines de este mes ultimaré los detalles para la publicación de mi novela Historia de todas las cosas. Novela ambientada en San Isidro de El General, es una especie de parodia de Cien años de soledad, pero también es algo más. San Isidro (el San Isidro real, donde viví hace más de 40 años y a donde regresé el año pasado) es un pueblo-ciudad que haría palidecer a Macondo. Si alguien tiene curiosidad por leer apartes de la novela, puede buscar en el índice de este blog (abajo en la columna derecha). Este año saldrán varias reediciones: la cuarta de Mujeres amadas, la 14 de Cuentos para después de hacer el amor. Tengo el plan de ir a España en octubre. El caso es que durante casi toda mi vida me he dedicado a escribir y he descuidado la promoción de mis libros. Sólo uno ha salido en España. Otra novedad es que a partir de este año seré columnista de la revista Otro lunes, que editan Amir Valle y otros escritores latinoamericanos en Berín. El número correspondiente a este año publica dos cuentos míos ambientados en Cuba, una entrevista que me inventé con García Márquez y una reseña de Rafael Antúnez a mi novela Agua clara en el Alto Amazonas...http://otrolunes.com/?otra-opinion/marco-tulio-aguilera/visita-a-gabo-en-casa ... Sigo enfrentado con el Sistema Nacional de Creadores. Mandé una carta de controversia. Posiblemente no les gane el pleito pero, eso sí, no me voy a quedar callado. A la camarilla que ha dominado el presupuesto cultural mexicano y que ha hecho florecer a toda una generación de millonarios  de la cultura (en general bastante improductivos y carentes de sentido crítico) la voy a exhibir (si los medios de prensa me prestan la pelota). He recibido algunas adhesiones de escritores (Malú  Huacuja, Mario Muñoz, algunos lectores de este blog y de mis libros) pero estimo que la pelea voy a tener que darla solo.
A continuación reproduzco la Carta de controversia de Marco Tulio Aguilera  contra el Sistema Nacional de Creadores de México
Xalapa, 13 de diciembre de 2010
Después de diez años de no haber solicitado mi ingreso al Sistema Nacional de Creadores de México por razones que expliqué públicamente en Sábado de unomás uno, en este año dee 2010 decidí volver a solicitarlo. ¿Por qué solicité mi ingreso al SNC? Porque tengo más de treinta años de pagar impuestos en este país, porque el dinero me lo daría México y no dos o tres papas de la cultura y porque considero que tengo suficiente trabajo, obras, trayectoria, oficio crítico, premios nacionales e internacionales, he dirigido la revista científica de la Universidad Veracruzana, fui del Consejo Editorial de  La Palabra y el hombre, soy lector e investigador de la Dirección Editorial de la Universidad Veracruzana, he sido director de talleres literarios en la Universidad de Nuevo León, en la Veracruzana y de otras seis universidades, he sido orador inaugural en varios congresos en Estados Unidos, he dictado conferencias en cinco países, tengo textos traducidos a varios idiomas, he sido nombrado tres veces Creador Artístico y Creador con Trayectoria en el Estado de Veracruz, he publicado 30 libros en La Oveja Negra, Plaza y Janés, Alfaguara (en Colombia), en Leega, Universidad Veracruzana, Universidad de Nuevo León, Punto de Lectura, Selector, Educación y Cultura, Universidad de Puebla, Planeta Escritores Contemporáneos, Joaquín Mortiz (en México), Punto de Lectura (España), Ediciones de la Flor (Argentina). La lista completa de mis merecimientos podrá verla quien esté interesado en el vínculo que pondré al final.
La pregunta que podría hacerme para verificar si mi reclamo es justo sería la siguiente: ¿Es que acaso todos los  agraciados tienen trabajo meritorio que pueda competir con el mío? Si se trata de medir las obras cualitativamente, puedo exhibir y exhibí en la solicitud valoraciones críticas de autoridades de diez o quince países, de modo que tampoco creo que podrían superar mi trabajo. Las valoraciones de mi trabajo no fueron hechas por escribidores de ocasión, sino por personas respetables: Jorge Ruffinelli, Juan Villoro, Germán Vargas, Enrique Serna, Huberto Batis, Edmundo Valadés, José Agustín, Pedro Ángel Palou, Eduardo Langagne, Saúl Ibargoyen, Wolfgang Luchting, Raymond Williams y doscientas o trescientas auténticas autoridades en el campo literario. Entonces, me pregunto y le pregunto al SNC: ¿se aplicaron las reglas justamente o se tomaron en cuenta valoraciones extraliterarias? I
Quedaré por completo satisfecho si el SNC publica los currícula de los personajes seleccionados y si estos superan el que estoy reproduciendo... Si no hay respuesta a esta carta abierta entenderé que todo sigue igual y sigue imperando el viejo sistema: yo te publico tú me publicas, yo te doy un premio tú me das otro, yo te invito tú me invitas, en un eterno retorno ad nauseam.
 Marco Tulio Aguilera

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario