CLAUSURA DEL CONGRESO DE IUP

Foto de clausura del Congreso de Literaturas Hispánicas en Indiana University at Pensylvania


Liliana Jurevich, el Director del Depto de Español de IUP y "L"

Tras maratónicas sesiones fue clausurado el congreso. Para celebrar hubo una cena en la Blue Room del Edificio de Rectoría. Hubo fuertes polémicas sobre erotismo, amor, perversión y temas semejantes, que espero detallar más adelante. Por lo pronto ahí van un par de fotos. Muchos escritores latinoamericanos invitados por las universidades norteamericanas tenemos la desagradable costumbre de ocuparnos de criticar y señalar los aspectos desagradables de esa sociedad. Soslayamos maniquea e intolerantemente sus aspectos positivos: el orden, la limpieza, la disciplina, la seriedad en el trabajo, el amor a la patria, el orgullo a su país. Naturalmente que lo que vemos es en general la parte privilegiada de una organización social:  el mundo académico, con edificaciones bellísimas en medio de paisajes de alucinación y una organización que hace pensar en la sociedad perfecta.  No podemos ver lo que subyace, aunque es posible adivinarlo a partir de indicios. Ancianos de setenta o más años trabajando en oficios humillantes ocho horas, por ejemplo. Uno de los contrastes más elocuentes de la actitud de los norteamericanos pude constatarlo en la recepción del hotel Quality Inn: la primera noche nos recibió un hombre de más o menos sesena años, blanco, provinciano, típico norteamericano de Pensylvania: descortés, seco, casi insultante, desdeñoso con los extranjeros.  La segunda noche nos atendió un hijo de inmigrantes de la India: sonriente, afectuoso, amable, feliz con la vida.  El hotel: laberintos y laberintos de corredores iluminados que me hicieron pensar en la película El Resplandor, en la que Jack Nicholson es el criminal perseguidor de su propia esposa. Corredores casi infinitos que permanecen iluminados día y noche. En los cuartos tinas y jacuzzis que desperdician agua a raudales. En el restaurante comida casi de plástico. Puertas y puertas y puertas. Los profesores participantes en el congreso en general gente agradable, muy bien informados, profesionales, cumplidores de los protocolos, poco a porco fueron entrando en confianza y dos días de congreso les bastó para hacer grandes amistades. Yo recibí una invitación a Murcia, "L" fue invitada a la Universidad de Kentuky, en su papel de autora de libros infantiles. Invitaciones tentativas, claro. Aunque la de Murcia está difícil de cumpli, pues por las mismas fechas debo estar en Colombia. Yo me ofrecí a ser intermediario de sus publicaciones en la Universidad Veracruzana.


Marco Tulio Aguilera

1 comentario:

  1. ¡Enhorabuena por tu conferencia! ¿Sería posible conocerla más al detalle?
    Un abrazo afectuoso,
    Martha

    ResponderEliminar