ElL DIA HA LLEGADO

En Medellín la vida es más sabrosa

Ya en Medellín, en el Art Hotel, después de una auténtica prueba iniciática en el Aeropuerto ElDorado de Bogotá, que espero contar, después de la presentación en Xalapa de El imperio de las mujeres y Maelström el agujero negro, tras ser sometido al sabotaje por un diluvio previo a la presentación y un apagón posterior, logramos my wife LL y Johnny Peligroso Garramuño abordar el ADO GL --que en cristiano significa autobús de semilujo-- rumbo al DF a las 11 45 de la noche del sábado, para tomar el avión en el DF a las 7 50 de la mañana y llegar 18 horas después a Medellín, que de entrada me pareció el Paraíso Perdido, ya en Medellín puedo sentarme a escribir estas notas, con la idea de que no se desvanezcan ni pierdan su encanto de café caliebte por la mañana las noticias recientes.
Regreso a Xalapa: tres amigos presentaron El imperio de las mujeres y los tres lo hicieron espléndidamente, tanto que no sabría decir cuál de los tres me dejó más complacido. Ricardo Moreno Botello, ex vicerrector de la Universidad de Puebla, después de confesarse nervioso, desgranó un texto conmovedor e inteligente, uno de esos textos que uno escucha con pasión: era como si estuviera diciendo La Verdad. Y yo me preguntaba: ¿En verdad merezco eso que dice Ricardo? Luego habló Peter Broad, que a pesar de mis sugerencias, no quiso ser coloquial sino académico y leyó con absoluta propiedad y seriedad un texto claro, directo, diplomático, digno por completo del cargo que ahora ocupa en la Universidad de Pennsylvania: Presidente del Congreso Consejo Universitario. Afortunadamente metió dos o tres comentarios anecdóticos algo divertidos y por completo certeros sobre la persona de Mistercolombias, a quien conoce quizás más que nadie, después de más de 30 años de dictar conferencias, seminarios, clases, organizar congresos y ferias de pueblo tratando de convencer al mundo de que MT es un grande escritor. Finalmente Raúl Arias Lovillo. el rector maratonista de nuestra Universidad Veracruzana, leyó un texto que espero reproducir en este blog. Quisiera describir la presentación que hizo Raúl pero no sé si vaya a poder: divertido, agresivo, sincero, autobiográfico, muy bien escrito y mejor leído, antisolemne, atrevido, confesional --Raúl confesó que compartía con MT varias inclinaciones que no detalló por completo pero que los auditores sin duda supieron adivinar--, erudito, demostrativo de que en efecto había leído el libro El imperio de las mujeres, que no se lo habían contado, y que el discurso no se lo había escrito un asesor, sino que él mismo se había sentado a hacerlo. Entre otras cosas Raúl hizo medio en broma la promesa de becar a MT en Barcelona para que siga escribiendo una obra maestra mensual. Dijo: "Cuando yo sea embajador de México en España le voy a poner a Mistercolombias una alfombra roja desde Xalapa hasta Barcelona". MT, oportunista como siempre ha sido, le tendió un papel al rector y le dijo: "Ahora mismo me firmas esa promesa".
Raúl centró su discurso en un cuento "El escritor del post boom" cometiendo el habitual y explicable error de creer que ese cuento es autobiográfico. Lo que es verdad... Sólo en parte. MT no es el protagonista del cuento, pero sí sufrió las agresiones de la Fama, La Diosa Perra, en Bogotá hace varios años: 35 entrevistas en un día, fotos a granel, etc. Afortunadamente la Diosa Fama, La Perra, es traidora, y pronto abandonó a MT a su habitual ritmo de vida: siete horas en la Editorial de la UV, talleres de novela, clases de Lectura y Redacción, basquetbol, natación, bañar al perro, ir por las tortillas...En fin, sigue siendo el mismo escritor abandonado a una honesta medianía que en verdad le parece el estado seráfico: hay tiempo para todo, hasta para escribir, ahora una novelita traumática que se llama La vidita literaria.
Ya contaré la presentación de Maelstrrön, que estuvo incluso más divertida y conmovedora que la del primer libro... Y queda pendiente el relato de lo que nos está sucediendo en Medellín. Entre Kafka y Alejo carpentier. Beware.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario