ANDRES NEUMAN EN LA PICOTA


SOBRE EL VIAJERO DEL SIGLO



Los veinte amigos que siguen este blog en Puebla, Barcelona, Bogotá, Costa Rica, Cali, Ukrania y otros sitios circunvecinos deben saber ya que desde que perdí el premio Alfaguara frente a una pésima novela de Poniatowska llamada La piel del cielo, estoy como un cazador agazapado a la espera de los nuevos premios de esta misma editorial y que los he descalificado y lapidado uno tras otro, con excepción del que se le concedió a la novela de un mexicano cuyo título en este momento se me olvida. La verdad es que no me importa si a alguien le parece esto resentimiento o venganza. Pero, amigos, ¿creen ustedes que puedo perdonar que me hayan escamoteado 170 000 dólares con tan poco sutiles telarañas y que se lo hayan dado a una novela tan espantosamente mala? Ya tenía apartado mi condominio en Boca del Río, con piscina, vista al mar y cancha de básket. No, non perdono... Pero, como soy uno de los diez o doce hombres justos que existen el el mundo y como soy uno de los dos hombres sinceros que ha habido en la presente humanidad --el otro fue José Martí-- tengo que decir que después de leer 100 páginas de bla-bla-bla, la novela El viajero del siglo, de Andrés Neumen, premio Alfalfa 2009, está comenzando a gustarme. Ya iré diciendo por qué. No garantizo que el balance final sea positivo, sino que en la página 132 va agarrándome... Es una especie de fábula de nuestros tiempos, muy bien escrita, muy inteligente, a veces graciosa, con una documentación extraordinaria. Es por lo pronto sorprendente que el Premio Alfaguara haya sido concedido a Neumen, un enfant terrible con cara de Cristo, cabellera propia para propaganda de shamoo, sonrisa entre bobalicona y angélica --nótese en la foto de arriba--, memoria de Funes el memorioso --yo lo oí "leer" de memoria uno de sus cuentos que duró por lo menos quince minutos... y no se equivocó ni en una coma--. Lo que me da muy mala espina es que lo haya recomendado en la contraportada el pop corn de Bolaño --"pop corn" por aquello de lo inflado, lo popular y lo hostigoso..................................................................Seguiremos informando... que acabo de retomar la compu después de tres días de tostarme al sol --si antes era moreno ahora soy moro retinto--, aguas termales, vida familiar, comilonas y...¡ah!... se me olvidaba: mañana competiré en dos eventos de natación: 100 metros libres y 4 x 50 relevos... categoría master, of course...

Marco Tulio Aguilera

7 comentarios:

  1. Yo también pensaba entrarle a esta novela. Claro, no sé cuándo, porque no tengo tiempo (de hecho la famosa "Los detectives..." se quedó ahí por la página 70).

    De Nueman no he leído nada, y dejo abierta la posibilidad de que toda su obra sea una completa genialidad, ¿por qué no?, fuera de este mundo, porque eso tendría que ser para, con apenas 32 años, lograrlo en unos treinta libros de cuento, poesía, novela, ensayo, antologías, traducciones y charcutería. La memoria de Funes, eso y todo lo demás... o una impostura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Seguiré leyendo Los viajeros del siglo hasta donde aguante y registraré mis opiniones en el blog. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Ojo que con los Detectives Salvajes, a pesar de lo que dice Marco Tulio, hay que llegar a la página 160 por lo menos, porque la novela no empeiza sino después de la 120.

    En cuanto al viajero, pues si giro la cabeza 30 grados mientras escribo esto, la veo reclamosa acomodada entre Roberto Saviano y Esteban Ureña y con pocas probabilidades de ser la próxima lectura, gracias al premio que ganó.

    ResponderEliminar
  4. Juan
    Entendí que la novela comenzaba en la página 160, pero a mí me comenzó a fallar desde el estilo que me pareció pobre, monótono, poco inteligente. Intenté retomar la novela saltando páginas pero no es suficiente. La sustancia de la novela es pobre. El viajero del siglo por lo menos tiene un estilo disfrutable página a página.

    ResponderEliminar
  5. Yo diría que Detectives Salvajes te gana al final por acumulación de puntos, como en cualquier pelea difícil, hay que darle chance y leerla toda. No sé con la de Neuman porque aún yace nonata en mi pila de "por leer" pero tu desciripción me sonó un poco al tipo de novela competente pero no excitante que es En busca de Klingsor de Volpi.

    ResponderEliminar
  6. Marco,
    por pura intuición, que acabas de avalarme, he colocado la novela de Neuman en el programa (segundo semestre del 09) de la Especialización en Creación Narrativa que dirijo en la Universidad Central (Bogotá). Creo que no me rajo. Y ya nos dirás cuál es tu opinión. ISAIAS

    ResponderEliminar
  7. No puedo hablar del Viajero..., pero sí de "Bariloche", escrita por un jovencísimo Neuman; esa novela me pareció no solo bien escrita, sino poseedora de una atmósfera de nostalgia a la luz de las piezas de rompecabezas, que es sencillamente envidiable. Por lo menos se veía que en Neuman había pasta.
    Esa maña de poner frases de Bolaño en contratapas de libros de escritores mucho mejores que él (Fresán, el mismo Neuman, Pauls) ya se está haciendo insoportable.
    Saludos.

    ResponderEliminar