Marco Tulio por Antúnez

LOS PARAISOS HOSTILES DE MARCO TULIO


Como parte de mis clases de redacción en la Facultad de Artes Visuales de la Universidad Veracruzana, les dicté una conferencia sobre mi novela Paraísos hostiles, sus orígenes, su elaboración y sus avatares a mis alumnos, una horda de 45 ejemplares de la nueva generación de hijos de la computadora. Rafael Antúnez Piña escribió el siguiente reporte, que estoy publicando.

El viernes pasado el escritor colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuño dio una conferencia acerca del proceso de creación de su novela Paraísos hostiles así como lo que le inspiró para la misma.
La historia de la novela está inspirada en una etapa de su vida, después de haber vivido en Estados Unidos. Mientras se hospedaba en Monterrey y pasaba por la etapa más difícil de su vida, que con estas palabras definió: “toqué fondo, el fondo de la miseria humana”. Vivió en una pensión muy pobre y compartió una habitación con ocho hombres: un cartero, un luchador, un cavador de zanjas y otros. Estas personas aparecerían en la novela como personajes. Cuando abandonó el lugar su situación económica había mejorado considerablemente, esto debido a los premios literarios que ganó, y que le abrieron las puertas a nuevos horizontes. En sus propias palabras “la literatura me sacó de la miseria”.
Once años después escribe Paraísos hostiles con un perfeccionismo estético llevado al extremo, lo que hace que la obra sea de lectura difícil. Esto no se vuelve a repetir en las demás obras (que tienden estilísticamente a la burla y a la destrucción del lenguaje). Para profundizar en el tema —“el de la naturaleza humana en bruto”— el profesor Marco Tulio leyó El Origen de las especies, La Divina Comedia y muchos otros libros que desde distintas perspectivas nos enseñan al ser humano tal cual es (animal y espiritual). Indudablemente Paraísos hostiles pretende ser “un retrato de la humanidad”. “El universo reunido en un sitio, en una casa”, concluyó el autor.
Finalmente habló sobre el proceso creador en general y sobre las ambiciones del escritor. El escritor de actitud conformista y el de actitud ambiciosa. Marco Tulio mismo se define como ambicioso y megalómano, y al respecto de la creación literaria dice “no basta contar una historia divertida” puesto que la historia debe tener un contenido y un significado que “toque a la gente”, que emocione, que inquiete y sea capaz de “iluminar y transformar a la gente”, que haga sentir algo al lector, que trascienda a su tiempo, y dice por último: “es eso de lo que depende el éxito de un libro”. Nota al margen. La novela Paraísos hostiles (editorial Leega, México, 1985, aproximadamente) no es fácil de conseguir. Se puede hallar en bibliotecas y en algunas librerías de viejo, así como sobre pedido a la misma editorial Leega, que se ha vuelto una compañía fantasmal que hace quince años no paga derechos del autor. Es una obra muy poco atendida por la crítica pero que ha sido altamente elogiada por Johnattan Tittler, de la Universidad de Cornell; por Rebecca Heddit y dos o tres críticos más.

Rafael Antúnez Piña, alumno de Artes Visuales, Universidad Veracruzana

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario