Cuentos infantiles de MT


El pollo que no quiso ser gallo

Mi compañera de oficina Nadia Cristina García González escribió estas breves pero certeras y agradables notas sobre mi libro de cuentos infantiles El pollo que no quiso ser gallo (Alfaguara Infantil México y Colombia). Va desglosando cuento a cuento la impresión que tuvo de ellos. Reproduzco sus notas agradeciéndole a Nadiezda:

El pollo que no quiso ser gallo
Me agradó mucho. Qué ocurrente!
A veces es conveniente no decir nada.

Gusano busca esposa
No me agrada mucho el uso de algunos términos ni tampoco el trato de la gusana hacia el gusano. Abusa de él, quizá sí se presentan casos parecidos en la vida real. Es verdad que las mujeres exigimos, pero es verdad que somos seres muy sensibles que lo único que pedimos es cariño y no bienes.

El canario triste
Es la vida vista a través de Pato. Los niños tienen esa sutileza de percibir y demostrar lo que sienten o lo que notan sin prejuicios. El relato se orienta casi exclusivamente al aspecto afectivo. El detalle de la muñequita de nombre Nadia llamó mucho mi atención, aunque en este caso el símbolo de este “personaje” es precisamente el de un objeto agradable, sin vida, que intenta dar cierta diversión o gusto a quien posee una.

Buenas amistades
Es la clásica historia de la vida real. Como te ven te tratan. Mientras más adornado y más bonito más figuras.
Lo que más importa de verdad son los sentimientos, es cierto que el aspecto “ayuda”, pero la belleza exterior no es lo mejor.

El padre de porcelana
Me pareció acertado el sentido figurado, la crítica.

La cortina mágica
¡¡¡Yo quiero una!!! Jajaja. Cuando de manera fácil nos llegan las cosas, creo que no las valoramos y el gozar de ciertos lujos y comodidades no nos hace mejores personas; mejores seres humanos, mucho menos. Es cierto que todos merecemos bienestar y vivir en justas condiciones. No siempre se requiere de artefactos y abundancia de posesiones para disfrutar lo que la vida nos ofrece, los verdaderos regalos.

La máquina de llorar
Excelente remedio para los niños de hoy. Y así debería de haber máquinas de berriches, de castigos similares a los actos que algún desalmado cometa en contra de sus semejantes. ¡Qué ingenioso relato!

Un cuento chino
Me dice que no debemos dejar de soñar. Que sí depende la realización de nuestros sueños de nosotros, pero obvio, siempre necesariamente de la mano de alguien más, si es posible de la familia, pilar y base más fuertes y cercanos a nosotros. Al niño lo escuchó su mamá, pero él tuvo tantísima fe que logró su objetivo.

Un viejo cuento
Pues me parece que este cuento es como el de las ranas. Aunque es un hecho que cuando la mayoría de la gente, de quienes nos rodean, apunta y señala algo respecto de nosotros: alguna carga de verdad o realidad se incluye. Sin embargo, sólo nuestro interés, nuestra convicción, nuestra seguridad, cierto tesón y voluntad nos llevarán a conseguir lo que en verdad queremos.

Sebastián y la televisión
Un cuento fantástico, pero que dice mucho de quienes se auto nombran padres de familia y su vida se ve arreglada por la “nana” en casa. Qué difícil debe ser tener hijos y tener que dejarlos por trabajar y cambiar así el tiempo para ellos, para su educación, para su crecimiento, para su disfrute por dinero con el fin de educarlos, alimentarlos, aliviarlos, entretenerlos.

La hoja en el pavimento
Como es un cuento para niños, inspirado en los niños, indiscutiblemente no hay que dejar de soñar y de fantasear.

El chapoto
Me encantó. Todos queremos un chapoto. Yo quiero un chapoto. Pasamos la vida buscando uno, la vida pasa y nosotros seguimos esperando un chapoto. Cuando sin notarlo a veces, la ternura de un bebé, de los hijos de los hermanos, la salud y el bienestar de los padres, un pastel de chocolate, una mañana rayada de orlas doradas al amanecer o al atardecer, disfrutar de una bella pieza musical mientras los ojos se recrean con un lindo paisaje natural. En fin, vivimos sin sentir que de vez en vez ya contamos con un chapoto.

Marco Tulio Aguilera

2 comentarios:

  1. RESPECTO AL CHAPOTO CREO QUE TODOS TENEMOS UN SER QUERIDO QUE NO LO RECORDAMOS PERO EL SI NOS VE A TODOD MOMENTO

    XEJEMPLO:
    UN ANTEPASADO QUE HUBIERA QUERIDO VERNOS

    ResponderEliminar