Lista de artículos que encontrará en agosto:
1. William Styron en el infierno
2. Las razones de MT
3. Historia de todas las cosas
4. Cambios in my life
5. No me alcanzará la vida (reseña a un libro de Celia del Palais)
6. Entrevista a MT en Pereira
7. Venturas y desventuras de un frenáptero
(reseña a Los placeres perdidos de MT)
8. Encuentros co García Márquez
(reseña de Magda Díaz a Poéticas y obsesiones, de MT)
9. Cuentos para ANTES de hacer el amor
(reseña de Fabio Martínez)
10. Crónica del Amazonas
(comentario de Vicente Francisco Torres
a un artìculo de MT)
11. MT para niños pensantes
(entrevista realizada por Gina Sotelo)
WILLIAM STYRON EM EL INFIERNO

Voy a reproducir apartes de un artículo de Lehmann-Haupt, crítico literario de The New York Times sobre William Styron. Me interesa Styron por una razón: yo estuve donde él estuvo y escribí una novela sobre el mismo tema que Una visible oscuridad, un texto crucial para entender lo que es la depresión. La diferencia entre lo que escribió Styron y mi novela inédita, que he llamado El sentido de la melancolía, es que el autor norteamericano no lo dijo TODO sobre su depresión, y yo sí lo voy a decir. La novela tiene 1111 páginas a la fecha y permanecerá inédita hasta que MT tenga tiempo de trabajarla. Posiblemente habrá de esperar cinco años.

En el verano de 1985, cuando cumplió 60 años, William Styron se encontró repentinamente con que ya no podía seguir bebiendo. Sin embargo, el dejar de beber le provocó severos desajustes en su forma de ser y tuvo que ser medicado. Estos medicamentos le produjeron destructivos efectos secundarios, y lo arrastraron hacia una depresión suicida, profunda y prolongada, de la que no se recuperó hasta que lo hospitalizaron desde principios de diciembre de 1985 y hasta febrero de 1986. Styron se recuperó y escribió un muy doloroso recuento de su experiencia, que comenzó como conferencia y se convirtió el best-seller: Esa visible oscuridad (1990). Tres años más tarde recopiló tres historias publicadas previamente en la revista Esquire en un volumen titulado Una mañana de Tidewater: Tres relatos de juventud (1993). Cada uno trata sobre la confrontación de la mortalidad, y la historia que da título al libro se ocupa de la muerte de su madre.
La depresión continuó acechándolo, y por ello fue hospitalizado varias veces más. En Esa visible oscuridad concluyó, haciendo referencia a Dante:Para los que han morado en la selva oscura de la depresión y conocido su indescriptible agonía, su retorno del abismo no es diferente al ascenso del poeta, subiendo penosamente más y más arriba hasta salir de las negras profundidades del infierno y emerger por fin a lo que él percibió como ‘el claro mundo'. Allí todo el que ha recobrado la salud ha recobrado casi siempre el don de la serenidad y la alegría, y esto quizá sea reparación suficiente por haber soportado la desesperación más allá de la desesperación.

Lehmann-Haupt, crítico literario de The New York Times

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario