La egolatría


De aquí y allá me llueven algunos adjetivos de parte de personas que creen ofenderme llamándome esto y lo otro. Como sé quién soy, nada me ofende, más bien me divierte.El adjetivo con que se me califica ahora y del que he disfrutado por muchos años es el de ególatra. Si ególatra es la persona que se ama a sí misma, claro que lo soy. Me quiero, me respeto, me cultivo, hago lo que me place, escribo lo que quiero, alcanzo algunas metas, publico mis libros, recibo comentarios, ofertas, algunos premios, viajes, sueño con algunos logros bastante difíciles de conseguir. ¿Que quiero escribir una novela que esté a la altura de Cien años de soledad? Eso ofende a algunas personas. Si García Márquez quería escribir una novela del tamaño del Quijote, por qué no puedo yo aspirar a una novela de la envergadura de Cien años? Ande yo caliente y...Bueno, al verdad es que me da pereza escribir sobre este tema. Lo hice para no dejar abanonado mi blog y ahuyentar a mis queridos y pocos lectores.
En Milenio hubo quienes no soportaron el espectáculo de mis artículos. Me van a extrañar... Ya no van a tener a quien odiar. ¿Soy ególatra? Claro que sí: yo soy el que soy y si no fuera como soy, sería otro. Y francamente estoy satisfecho de ser el que soy. Todos los días me despierto emocionado y me digo: Gracias, Dios, por permitirme habitar en este cuerpo y disfrutar de esta alma. De mis pecados espero ser redimido por dos o tres actos y por dos o tres obras y con la ayuda de la Virgen Santísima, a quien le rezo dos Aves Marías cada vez que me siento feliz, lo que sucede por lo menos una vez al día. Imaginen si no voy a sentirme bien, si cinco o seis veces a la semana juego básquet durante hora y media con muchachos de 16 a 40 años; si el próximo año saldrá El imperio de las mujeres en México, e Historia de todas las cosas posiblemente en Argentina y España y ¡chiiiiva.......! Un nuevo libro que se llamará Agujero Negro. Cómo no voy a sentirme feliz si mi libro de cuentos infantiles El pollo que no quiso ser gallo (Alfaguara Infantil) agotó una reimpresión de 15 000 ejemplares en seis meses en México; si pronto aparecerá la edición colombiana del mismo libro, etc. Cómo no voy a sentirme feliz si antes de terminar la escritura de Historia de todas las cosas ya Antonia Keerigan, una de las agentes literarias más importantes de España, me ha pedido el libro. Y además de todo.... amigos, estoy enamorado. He encontrado a mis 59 años al gran amor de mi vida. Es colombiano y se llama... Marco Tulio.
Cada vez con más frecuencia me sorprendo a mí mismo pensando en Marco Tulio. Grandes frases acuden a mi mente. Me pregunto si me conviene aceptar el Premio Nobel y llego a la conclusión que no. Calculo que el 90 por ciento de mi tiempo despierto los uso pensando en MT y sus proyectos. Me acuerdo que tengo esposa e hijos cuando los veo. Pero hubo alguien que llevó sus obsesiones más allá: Albert Einstein. Una vez se encontró con su hijo en el metro y no lo reconoció. Le preguntó cómo te llamas y a qué te dedicas.

31 de julio de 2008

Marco Tulio Aguilera

5 comentarios:

  1. Muy valiente y con mucho coraje reconocer ante el mundo que SOLO SE AMA A SI MISMO. Esto puede llevar a estados de soledad y depresivos, es bueno AMARSE A SI MISMO pero saber que existen otros seres que nos rodean.

    ResponderEliminar
  2. Tulio en ningún momento dijo que no amaba a otros.

    Hacés bien Tulio, me encantaría leer tus libros, perodesde acá se me hace un poco imposible.

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, Marco Tulio. El artista no solo tiene que ser loco y creativo y todo eso, sino incólume, pétreo, seguro; lo que llaman egolatría con un sentido peyorativo no es más que la seguridad que te permite crear con tus propias reglas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Espero que revises tu blog y no lo abandones. me gustaría saber mas de marco tulio, no dice mucho en tu perfil. saludos.

    ResponderEliminar
  5. Fidelia:
    En www.mistercolombias.blogspot.com
    encontrarás todo lo que quieras saber sobre tu amigo Marco T.

    ResponderEliminar