Les voy a contar un secreto

Dicen muchos escritores que revelar lo que están escribiendo les da mala suerte o les echa a perder el pastel. Yo no creo en esto y es frecuente que le cuente a todo el mundo lo que estoy escribiendo. No sé si sea porque me siento muy seguro de lo que hago o porque me siento muy inseguro de lo que hago. La verdad es que creo en mí sobre todas las cosas, y no creo que esto sea una herejía. A mis 346 lectores -este blog fue iniciado en diciembre del año pasado y poco a poco ha ido agarrando impulso- les comento muy en secreto que estoy escribiendo una novela que va a ser mejor que Cien años de soledad.
¿Absurdo lo que digo? Maybe. Pero ese es mi plan y qué... ¿En qué fundamento esta aventurada afirmación? Por una parte en mi entusiasmo: escribo sólo una página diaria para que no se me derrita demasiado pronto el helado. Lo que estoy haciendo me gusta tanto que quiero alargarlo. Lo más posible es que tarde dos años en terminar las 365 páginas -hasta tengo el número de páginas.
Alguien dirá que estoy loco. Quienes me conocen, quienes de verdad me conocen, saben que no estoy loco, o que si lo estoy, disfruto de una locura benéfica para la humanidad. Amigos, los que por mis obras pasadas me conocen, por mi obra futura me conocerán más.
Les haré una lista de algunos de mis personajes: Vergamino, Ildefonso, la Sietecolores, la Musoc, la Malandra; la constelación, hijas de Pinga de Oro: Sol, Cielo, Estrella y Lucero; míster Rotenhhok, míster Bordenhouse. Los prostíbulos del pueblo: El Bar Tico, El Bar Rojo, Los Pollitos, Clementina La Más Fina... Mi pueblo, San Isidro de El General, será un retablo de maravillas, un circo perpetuo, lleno de personajes hermosos, terribles, inolvidables.
Se trata de una novela frnáptera, con absoluta libertad de invención, donde todo pasa, incluso burlas al remolido realismo mágico, una novela que ha sido calificada como fiesta de la imaginación (Pepe Cardona dixit), que fue llamada "la respuesta cachaca a Cien años de soledad", que fue recibida con entusiasmo en España (La estafeta literaria), en Costa Rica, Estados Unidos, México y muchos otros países. Una novela que entusiasmó a García Márquez y a críticos de muchos países, y que por caprichos del destino estuvo olvidada durante casi 30 años, hasta que su autor, Marcote, decidió corregirla y convertirla en una novela mejor que Cien años de soledad (aclaremos: ya sé que decir lo anterior es una tontería, pues la novela de GGM es extraordinaria; la mía será una buena novela que se dejará leer con alegría. Si llega a alcanzar grandes dimensiones, ya seá asunto diferente... Yo haré el esfuerzo. ¡Va por ustedes, los 345 lectores de mi blog!)

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario