NOTARIO DE LA INTIMIDAD

OFICIO: NOTARIO DE LA INTIMIDAD FEMENINA

Marco Tulio Aguilera, autor de Cuentos para ANTES de hacer le amor y Cuentos para DESPUÉS de hacer el amor, charló acerca de su oficio con La Intolerancia de Puebla (febrero 3 de 2008)

Federico Vite

Acerca de la reciente aparición de Cuentos para ANTES de hacer el amor, editado por la editorial poblana Ediciones de Educación y Cultura, Marco Tulio Aguilera Garramuño, escritor colombiano y xalapeño, radicado en México desde hace 30 años, conversó con la revista Intolerancia. Señaló que su oficio se inició hace varias décadas cuando publicó su primera novela en Buenos Aires. Esta primera novela, Breve historia de todas las cosas, fue comparada en calidad con Cien años de soledad. “En muchos países hubo comentarios contradictorios: unos alababan la obra y otros hablaban mal. Predominaron los buenos comentarios en España, Costa Rica, México, Argentina y Colombia. El mismo García Márquez me llamó para felicitarme. Dijo: Se puede leer tu novela. A lo largo de los años he recibido noticias de García Márquez, expresándose, en privado, muy bien de lo que escribo”. Los que criticaron la novela dijeron que se trataba de un plagio, porque hay personajes y situaciones similares”.
Continúa diciendo Aguilera:”Con el devenir del tiempo me he liberado de la influencia evidente del realismo mágico (mi realismo es más que todo burlesco y erudito, con un toque cantinflesco) y me he enfocado a una literatura que persigue la elusiva esencia del amor, el erotismo y las relaciones, a veces tormentosas, entre hombres y mujeres, al punto que la editorial Alfaguara, al presentar mi novela más reciente El amor y la muerte me calificó como el notario de la intimidad femenina.
A los veintiún años de edad publicó su primera novela, Breve historia de todas las cosas, y de inmediato se dijo en Colombia que Tulio era mejor narrador que Gabriel García Márquez. “Fue difícil esta situación; por un lado, me favoreció porque mucha gente volteó los ojos para ver a ese casi muchacho que con su primera novela recibió semejante comparación; me perjudicó porque algunos críticos dijeron que yo era una persona poca original, plagiaria y oportunista. Cuando uno está comenzando, lo más conveniente es iniciar poco a poquito, es decir, luchar por las cosas, pero si tú apareces y de pronto te dicen que eres un genio, ¿qué vas a hacer después?”
Siguió diciendo: “Mucha gente se queda y se quema en este proceso de publicar tan joven, por eso estuve mucho tiempo pagando mi comparación, pero despegué porque encontré mi temática, mi estilo que prácticamente es la indagación en la naturaleza humana y en la naturaleza femenina”.
Aguilera dijo que la madurez le ha permitido crear lo que considera una buena novela, El amor y la muerte. “Este libro fue finalista del premio Alfagura; en aquel año (2001) el premio Alfaguara fue otorgado a una novela pésima, de Elena Poniatowska (La piel del cielo)”. Es sabido que los premios se dan a los mediocres, y las buenas obras quedan relegadas. Eso se sabe desde Cervantes, que lo dijo con todas sus palabras”.
Luego, con su tradicional estilo directo de hablar, Aguilera se refirió a los manejos corruptos que tienen postrada a la literatura y que han alejado a los lectores.



Los poderosos



“En México hay un grupo de gran poder cultural: Fuentes, Sergio Pitol, Carlos Monsiváis, Poniatowska, La Jornada… Al criticar a Poniatowska, inmediatamente sé que tendré un ambiente un poco difícil, pero mi experiencia me dice que lo importante es que uno haga las cosas obedeciendo a uno mismo, a su mandato interior, porque quien tiene disciplina y talento pasa por encima de eso, y a uno le queda la satisfacción de haber dicho lo correcto en su momento”.
Sobre los motivos por los que cree que los intelectuales antes mencionados son quienes regulan las prebendas literarias, Aguilera expuso: “Contra ese grupo uno lleva la de perder por ser provinciano, porque no está en el ajo ni en las recepciones de las editoriales, porque no tiene poder para hacer favores y esperar retribuciones; pero el escritor provinciano (yo me asumo y me enorgullezco de ser provinciano, colombo-xalapeño) tenemos la ventaja de escribir nuestra obra con serenidad, de escribir mientras ellos andan en los cocteles”.

Le gané el título al Nobel



El próximo año publicará El imperio de las mujeres en Ediciones de Educación y Cultura, libro de cuentos que cierra la trilogía que incluye Cuentos para después de hacer el amor y Cuentos para antes de hacer el amor. “Me preocupa, de los tres libros, que uno esté mucho más logrado que los otros; por lo menos, quiero que tengan la misma calidad, que no haya tanto desnivel entre uno y otro”. Refirió sobre esta trilogía que ha venido escribiendo desde hace una más de una dos décadas.
Sobre los comentarios que hicieron críticos de todo el mundo acerca de Cuentos para después de hacer el amor, contó: “El libro ha recibido comentarios positivos de muchísima gente, entre ellos, Gabriel García Márquez, quien en una plática me comentó, no sé si en broma, que yo le había robado el título, porque él había pensado el mismo nombre para uno de sus libros. Curiosamente, ese mismo título también salió en España (cuyo autor es José Carlos Carmona), aunque no lo he leído, pero creo que habla del mismo tema”.
Bombazo mundial
Anunció que reeditará su primera novela, Breve historia de todas las cosas, trabajo que definió como una obra muy ambiciosa, que se atreve a retar frontalmente a Cien años de soledad. Es una parodia seria de Cien años de soledad”, adelantó.
Esta obra estuvo guardaba durante 32 años y al colombiano xalapeño le parece que con el oficio de novelista que ahora tiene, es capaz de reinventar su libro y que a tres décadas de la publicación de Breve historia de todas las cosas, posee más mañas para corregir los errores de aquella juventud narrativa y para potenciar el libro a alturas deslumbrantes. “Será un libro muy divertido, una fiesta de la imaginación, una deconstrucción total de la novela y una recuperación del ingenio de don Quijote”.
Le preguntamos si no le parecía muy pretensioso compararse con Cervantes y García Márquez.
“Si me comparara con una señora del club de escritoras de Xalapa, con seguridad no escribiría nada bueno. El mismo García Márquez lo dijo: Si no creo que puedo escribir una novela de tanta calidad como el Quijote, mejor no escribo.
Finalmente, Aguilera concluyó la charla con una crítica a la actitud de dos escritores colombianos: “Te aseguro que Gabriel García Márquez, así como Álvaro Mutis, nunca han hecho difusión de la obra de los escritores colombianos, no han promovido a nadie. Ellos vinieron a triunfar a México, pero se guardaron las relaciones para ellos mismos. Nunca hicieron una cadena con los escritores que se quedaron allá, porque el mundo literario se mueve con base en favores”.
Y aún agregó más: “En México, como en Colombia, hay una nueva generación de escritores, cuyo reto es estar a la altura de sus antecesores. Para los colombianos el reto es grande: escribir bajo la sombra enorme de García Márquez (por siglos seguirá esa sombra); para los mexicanos, vivir con la conciencia de que antes que ellos estuvo un Rulfo. En México conozco a varios escritores que pueden sobrevivir a ese reto: Eusebio Ruvalcaba, Juan Villoro, Antonio Parra, Enrique Serna. De ellos se puede esperar grandes obras. O quizás ya las hayan escrito. Por lo menos una novela de Ruvalcaba me dejó totalmente subyugado: Desgajar la belleza.
Cuentos para antes de hacer el amor
y Cuentos para DESPUÉS de hacer el amor pueden encontrarse en cualquier librería del país; en Puebla se encuentran en Profética Casa de Lectura y Gandhi.

LLAMADO:
La primera publicación de Cuentos para antes de hacer el amor fue en 1994 y Cuentos para después de hacer el amor lleva once ediciones: Colombia, México y España.

Recuadro. Obra.
Novelas.Mujeres Amadas, Universidad Veracruzana.
El juego de las seducciones, Leega. Los placeres perdidos, Edamex.Paraísos hostiles, Leega.Las noches de Ventura, Planeta.
Cuentos para ANTES de hacer el amor, Ediciones Educación y Cultura, Puebla.Cuentos para después de hacer le amor, Punto de Lectura, México y España; Plaza y Janés, Colombia. Juegos de la imaginación, Universidad de Puebla.


LLAMADO Premios obtenidos por Marco Tulio Aguilera.
José Eustasio Rivera de Novela, en Colombia; finalista en Planeta de Novela, México y en el Concurso de Novela Alfaguara, España. Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí; Juan de la Cabada, de Cuento infantil; Latinoamericano de revista Plural, en México.
Es Colombiano, residente en México desde hace 30 años, académico de la Universidad Veracruzana. Nacido en 1949

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario