Ediciones española y mexicana de Cuentos para después de hacer el amor: Peter Broad

Cuentos para después de hacer el amor
Peter Broad

Con motivo de la reciente publicación de las ediciones 11 y 12 de Cuentos para después de hacer el amor, editados en colección de bolsillo Punto de Lectura de la editorial Alfaguara en México y España, me permití hacer una selección de opiniones de críticos de diversos países sobre este libro de Marco Tulio Aguilera, escritor residente en Xalapa y académico de la Universidad Veracruzana dentro de la Dirección Editorial.
El 12 de febrero de 1984, con motivo de la aparición de la primera edición de Cuentos para después de hacer el amor el crítico uruguayo, en aquel entonces director del Centro de Investigaciones Lingüísticas y Literarias de la Universidad Veracruzana, escribió: “Superar el enorme escollo que constituía la presencia avasallante de Gabriel García Márquez es hazaña doble para un joven escritor colombiano. Y esto es precisamente lo que hasta cierto punto hizo Marco Tulio Aguilera en sus cuentos publicados en 1983 por la editorial Leega”.
Seymour Menton, prestigioso académico norteamericano, refiréndose a Aguilera Garramuño en 1978 afirmó: “Mientras varios escritores colombianos no han podido resistir la atracción de Cien años de soledad... ninguno se ha acercado tanto al astro sagrado como este colombiano, que con su primera novela ya fue comparado con su modelo”.
Alejandro Sandoval, en el diario Excélsior, refiriéndose a la segunda edición de Cuentos para después de hacer el amor escribió: “Marco Tulio ha alcanzado ya desde su primer libro de cuentos una verdadera maestría en la recreación de atmósferas. La caracterización de los personajes es vigorosa y bien delineada, lo cual incide con fortuna en la cabal realización de cada cuento”. Y concluye: “Comparar a Garramuño con García Márquez es asunto vano, ya que la altura literaria de Aguilera Garramuño nada necesita de tal referencia.”
Enrique Serna, en Sábado de Unomásuno, el 8 de abril de 1989, con motivo de la cuarta edición de Cuentos para después de hacer el amor escribe: “Muy pocos escritores del momento combinan así la musicalidad y el desenfado, la poesía y la ironía... Lo singular de Aguilera Garramuño es que sus saltos mortales de tono y estilo corresponden al eclecticismo con que sus personajes intentan defenderse de una circunstancia vital insufrible y caótica.”
Germán Vargas, uno de los siete sabios que menciona García Márquez en Cien años de soledad, en el Diario del Caribe, Barranquilla, Colombia escribe: “Éste sí es —refiriéndose a Cuentos para después de hacer el amor— sin lugar a dudas, uno de los libros más regocijantes que registre la historia de la literatura latinoamericana. Un talento excepcional y una gracia especialísima son distintivos de Garramuño.”
Ariel Muñiz, escritor uruguayo, en la revista Plural, en enero de 1984, escribe: “La limpieza expresiva, la elegancia, el prodigioso dominio del tempo, la fantasía desbordada, muestran a Aguilera en una fase crucial de sus recursos creadores.”
Luis Arturo Ramos, en la revista Plural, escribe: “Un lenguaje ágil e imaginativo, vertical, incisivo, en su afán de explorar psicologías y abrir espacios frente a los ojos del lector. La comparación afortunada, la explicación mordaz y a veces absurda de actos y pensamientos, redondea los cuentos y retrata otros mundos que gravitan adyacentes al nuestro.”
Roberto Vélez Correa escribe en La Patria, de Manizales, Colombia: “Armado de un lenguaje literario amplio, de una lujuria idiomática deslumbrante, Aguilera Garramuño en Cuentos para después de hacer el amor sumerge al lector en un universo dispar de planetas y satélites que giran alrededor de una estrella que encandila, atrae y quema el amor.”
“En los campos de la verdadera ficción Marco Tulio campea con orgullo y facilidad sin límites, lo que hace que sea un placer torturante leerlo en cuentos a veces agobiantes y supervertiginosos. Estos Cuentos para después de hacer el amor nos presentan a un señor narrador.” (Gustavo Álvarez Gardeazábal, El Colombiano, Medellín, 1985.)
“Marco Tulio rescata con buen humor esa necesaria audacia del cuento que lo convierte sin duda en uno de los autores más originales y sólidos de Latinoamérica.” (Juan Domingo Argüelles, El Día, diciembre de 1985.)
“En Cuentos para después de hacer el amor podemos disfrutar de monstruos o tiernas criaturas sensuales rodeados de una atmósfera de comedia y sátira, de mordacidad y sutileza, perversidad y una honrada búsqueda del sentido de la vida y el amor” (María Luisa Hernández Rizo, Presentación de la tercera edición, El Universal, septiembre de 1987.)
“Se disfruta de una narración ágil, divertida e ingeniosa que hace que el lector no detenga su lectura. Estos cuentos presentan el amor en forma real con una chispa intelectual que es digna de Woody Allen.” (Roberto Castelán, Revista Chicone, Guadalajara, octubre 1984.)
“Con un encanto por la narración de historias llanamente, con una escritura no exenta de romanticismo tardío y truculencia, llena siempre de agilidad, de buen ritmo, de humor y de inteligencia, Garramuño confirma con los ascensos y las pendientes de los once cuentos contenidos en este volumen su pericia y las virtudes de su narrativa.” (José Homero, Semanario de Novedades, agosto de 1987.)
La confirmación de la calidad y trascendencia de este libro se dio cuando fue seleccionado como uno de los libros más importantes del siglo XX en Colombia, selección que llevó a cabo la revista Semana. Cuentos para después de hacer el amor incluye textos premiados con los Premios San Luis Potosí, Latinoamericano de cuento de revista Plural, Ciudad de Xalapa, de La palabra y el hombre (segundo premio; el primero fue otorgado a Sergio Pitol, en 1979) y Guazacoalco. La edición española de libro de bolsillo Punto de Lectura tuvo una magnífica acogida y la edición mexicana fue seleccionada para participar en el concurso Alfaguara te paga por leer, cuyos ganadores se harán acreedores a un premio de 1 200 pesos mensuales durante un año.

Marco Tulio Aguilera

No hay comentarios:

Publicar un comentario